6 de diciembre de 2014

Los méritos

Isabel es obrera y pobre. Su padre siempre fue obrero y pobre. Su familia era obrera y pobre. Y ha vivido siempre en un barrio obrero y pobre.

Cuando la pobreza es innata, continua, consustancial y omnipresente, el drama es menos. Es como nacer sordo; no sufres por quedarte sordo porque ni siquiera sabes qué es oír. El drama es perder, pero cuando naces y vives en la derrota no has perdido nada porque nunca lo has tenido. Cuando naces pobre, vives pobre, todo alrededor es pobre y sabes, incluso sin ser consciente de ello, que vas a ser pobre toda tu vida, la pobreza es menos drama; es, simplemente, la vida.

Y como en casa de Isabel la pobreza no era una circunstancia sino la vida, su madre nunca le ocultó los apuros económicos, habría sido un sinsentido como ocultarle que el sol sale por las mañanas. Desde pequeña hacían la compra juntas y enseguida aprendió que Manolo vendía la ternera más barata pero el pollo mejor donde Rosi, aunque hubiese que recorrer un kilómetro andando, que en DIA la leche pero los yogures en Ahorramás, que aquí la fruta pero allí la verdura. Sabía cuánto costaban sus libros de texto, su chándal y su mochila. Sabía que sus gafas supusieron automáticamente más arroz y menos pescado, más "Carrusel Deportivo" y menos dominó en el bar. Sabía que el verdadero miedo era una avería del frigorífico o la lavadora. Y siempre supo cuánto dinero entraba en casa, cuánto ganaba su padre y cuánto dejó de ganar cuando se jubiló.

Por eso sólo hizo la EGB y enseguida se puso a trabajar. Sin dramas; no renunció a su sueño de estudiar biología o piano porque nunca lo tuvo. En este barrio no se sueñan tonterías y siempre estuvo claro que había que ayudar en casa. Si luego te queda tiempo libre y quieres estudiar, tú misma, pero el puchero no espera.

Trabajos de obrero pobre: camarera, costurera, limpiadora, niñera, dependienta... Lo que saliese. Nunca faltó para comer pero a veces sí para la calefacción o para la luz. Nunca fueron quince días a la playa pero a veces podían irse a pasar el día al Cerro de los Ángeles o en la Casa de Campo. Pero lo primero fue siempre completar la pensión de papá.

Por esa conciencia de que la vida dependía de la pensión de su padre, Isabel siempre tuvo muy claro que tenía que ir preparando la suya, así que lo primordial, pasase lo que pasase, era conservar el trabajo legal, el del contrato: el que cotizaba. Renunciar a cualquier otro era un problema, era no llegar a fin de mes, pero se renunciaba a lo que fuese salvo a cotizar, a meter en la hucha. Aunque tuviese un horario infernal de tres horas por la mañana y tres a última hora, o un ambiente difícil, o un jefe cabrón, o estuviese lejos... Siempre asegúrate de cotizar.

A los 18 se enamoró de un chico del barrio, divertido y alegre, sociable y con amigos, otro hijo de familia obrera y pobre. Un año después ya estaban casados y eran padres de una niña. Poco a poco, él tuvo cada vez menos trabajos y más trapicheos... Alguna detención... Alguna noche que llegaba borracho... O que no llegaba... Alguna papelina... Algunas temporadas mejor... Algunas recaídas...

Tuvieron otra hija y poco después él entró en prisión para una condena de varios años. Le dejó pendiente el crédito de un coche que ya había perecido en un siniestro total, así que durante años estuvo quitándose de donde no tenía para pagar una deuda de él por algo que ella ni siquiera pudo disfrutar. Total, tampoco habría podido pagarse el carné de conducir...

Isabel crió a sus hijas con la ayuda de sus padres, siempre con varios trabajos y siempre con al menos uno legal. Siempre con apuros. Cuando él salió de la cárcel se divorciaron. Aún así siguió apareciendo por su puerta pidiéndole dinero de vez en cuando. Si podía le daba algo. Hace años que no le ve.

Su hija mayor tiene casi 30 años. Se casó con un tarambana y tienen dos hijos. La ve de pascuas a ramos, generalmente cuando ella le pide dinero. La pequeña está "ajuntada" con un gitano, viven en algún poblado, caravana o algo así, no sabe dónde. Isabel no tuvo tiempo ni habilidad para enseñarles lo que había aprendido y los abuelos ya no tuvieron fuerzas.

Isabel va para los 50. Sigue trabajando. Su contrato legal, el importante, es con una empresa subcontratada por la Comunidad de Madrid. Trabaja limpiando centros de mayores. Estaba contenta porque era un sueldo con el que podía llegar a fin de mes, por lo que el resto de trabajos le permitían ir ahorrando e incluso dándose algunos lujos: pintar la casa, poner la vitrocerámica, un DVD...

Cada cierto tiempo la subcontrata cambia a otra empresa y esta subroga a los empleados. En el último contrato le han bajado el sueldo y ya no le da para llegar a fin de mes. Aún así, consigue completar con el resto de trabajos en negro.

Hace años se cayó de una escalera y desde entonces sufre dolores de espalda. Se los aguanta mientras puede, tiene miedo de que la despidan. De tantos años de escoba y fregona tiene un brazo deformado que le provoca dolores musculares; lleva unas bandas correctoras que le permiten seguir fregando pero cada cierto tiempo le hacen infiltraciones en el hospital.

Se levanta cada día a las 6:00 desde hace años. Limpia una casa, plancha en otra, va al trabajo legal, hace recados para un anciano con Alzheimer, friega una escalera, limpia en otro centro de mayores, saca al perro de un vecino, vuelve donde el anciano... Nunca termina de trabajar antes de las diez, suponiendo que en su trabajo legal no le pongan un turno de noche. Los trabajos en negro son generalmente para gente mayor que, por supuesto, no podrían hacerle un contrato legal, pagando Seguridad Social, IVA, etc. Al final, sigue dependiendo de la pensión de otros mayores, mientras lucha con uñas y dientes por ir construyendo la suya.

Una de esas ancianas le hace las veces de hucha. Isabel no quiere tener el bote con ahorros en su casa porque sabe que cualquier día aparece una de sus hijas pidiéndole dinero, y sabe que se lo daría. Prefiere no tenerlo a mano. Así que cada mes le da a esa anciana-banquera 50 ó 100 euros para que se los guarde. De vez en cuando va a este "cajero automático" a sacar algo para pagar la luz, hacer la compra o para darse algún capricho. El de estas Navidades va a ser una tele nueva, 32 pulgadas, 400 euros. Está ilusionadísima.

Creo recordar que algún año ha tenido vacaciones. Viajes baratos organizados por asociaciones de vecinos, la Comunidad de Madrid, amigos que le invitan... Cosas así. No recuerdo un sólo día que no la haya visto sonriendo.

Si la espalda o el brazo no lo impiden, ese va a ser el resto de su vida.

Isabel no es un caso extremo. No se sale de la estadística. Podría contar media docena de casos así de primera mano. De referencias, muchos más. Y mucho peores. Y sólo en mi barrio.

Por cierto, hace un mes el Gobierno entregó la Medalla al Mérito en el Trabajo a Esther Koplowitz, la primera accionista de FCC, marquesa de Casa Peñalver y 17ª persona más rica de España, según la revista Forbes.

http://www.eldiario.es/economia/Esther-Koplowitz-Medalla-Merito-Trabajo_0_320918799.html


Aquí, algunos de sus muchos "méritos":
26 de mayo de 2009 - CGT denuncia que FCC, contrata del Ayuntamiento para el mantenimiento de parques y jardines de Valencia, infringe la legislación laboral

5 de octubre de 2011 - CNT denuncia que FCC sólo ha pagado la mitad de las nóminas

8 de abril de 2013 -  CCOO denuncia el ERE de FCC Construcción que afecta a más de 1.000 trabajadores del país, y principalmente de Andalucía y Málaga

14 de marzo de 2014 -  CCOO denuncia a FCC por el "estado deplorable" de las instalaciones

28 de abril de 2014 - CCOO denuncia la persecución sindical de la dirección de FCC Badajoz en el Ecoparque

24 de mayo de 2014 - FCC Parques y Jardines; HUELGA GANADA

24 de junio de 2014 - UGT denuncia "la persecución laboral de la empresa FCC" a trabajadores de la limpieza viaria de Valverde

22 de octubre de 2014 - FSP-UGT denuncia a la empresa FCC-Urbaser

Desde la concesión de la medalla:
14 de noviembre de 2014 - Las pérdidas de FCC aumentan en un 16,8% por el saneamiento de los activos

19 de noviembre de 2014 - Retrasos en la recogida de basura por el mal estado de la mitad de camiones. El Ayuntamiento culpa a FCC, la antigua concesionaria, de las “deficiencias” del servicio

27 de noviembre de 2014 - FCC, la constructora española que rescató Slim

27 de noviembre de 2014 - Slim logra el 25,6% de FCC por 650 millones y Koplowitz tendrá el 22%

Pero el "mérito" de Koplowitz que más me gusta es este:
28 de noviembre de 2014 - FCC admite una deuda con Hacienda y la Seguridad Social de 298 millones

Según el Real Decreto que la regula:
la Medalla al Mérito en el Trabajo es una condecoración nacional civil que se concede en mérito de una conducta socialmente útil y ejemplar en el desempeño de los deberes que impone el ejercicio de cualquier trabajo, profesión o servicio, habitualmente ejercido; por la persona concesionaria, o en reconocimiento compensación de daños y sufrimientos padecidos en el leal cumplimiento de ese mismo deber profesional.

A mí se me ocurren muchas isabeles merecedoras de ella.

9 comentarios:

  1. Gracias. Luego habrá que seguir soportando membrillos que dicen que la lucha de clases es obsoleta o que la distinción derecha - izquierda no es importante.

    ResponderEliminar
  2. Muy didáctico, interesante. En partes me siento identificada. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post, como siempre, teleoperador. Me ha hecho pensar en cómo funciona la meritocracia en todos los ámbitos y cómo la hemos interiorizado, mal que nos pese.

    La lucha de clases sigue plenamente vigente pero hemos decidido que no es nuestra, que no nos toca, que la pobreza está lejos y no nos llegará nunca. Y así, andamos más rápido junto a gente que pide en la calle, sin mirar, donamos comida que nos sobra y nos vanagloriamos de nuestra caridad y no queremos acordarnos de la gente que muere cruzando el estrecho. Poco a poco nos hacemos más cínicos. Estos posts nos ayudan a volver a la realidad.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. un nudo en la garganta es a lo que lleva la lectura de este post. La reflexion de él llevará a cualquier ser humano a ciscarse en la madre que los parió. Vamos a cambiar el mundo. "Cambiar el mundo no es locura ni utopia, es justicia".

    ResponderEliminar
  5. Muy muy bueno... Agita la conciencia...

    ResponderEliminar
  6. Muy buen post, yo soy de México, pero es la misma situación, hace años yo creía erróneamente que España era mucho más igualitaria que México, pero estas cubetadas de realidad muestran que la avaricia no tiene nacionalidad, que los seres humanos somos los mismos estemos donde estemos y nos comportamos igual.
    Gracias por la reflexión

    ResponderEliminar
  7. Esta señora tiene una deuda PERSONAL de 1.000 millones de Euros. Pronto será una segunda Ruiz Mateos, al tiempo.
    http://www.elmundo.es/economia/2014/10/15/543d62b8e2704ef5368b458a.html

    ResponderEliminar
  8. ¿”Medalla al mérito en el trabajo”?
    Pregunta: ¿Cómo es posible acumular una deuda P-E-R-S-O-N-A-L de 1.000 millones de Euros, (166.000 millones de pesetas)? ¿Alguien lo sabe? Si trabajas para ganar una medalla no te debería quedar tiempo.
    ¿Tan caros son los liftings, los rayos UVA, los cosméticos y la ropa de marca? ¿Y cómo los bancos le han permitido acumular tanto riesgo?

    ResponderEliminar
  9. Noticia de hoy, multa de 16,88 millones de Euros a FCC la empresa de nuestra admirada "trabajadora modelo" por sus prácticas mafiosas junto con otras grandes constructoras en el ámbito de la recogida de basuras. Pues sí que tiene mérito ese trabajo como para que te den una medalla, sí,...
    http://www.europapress.es/economia/noticia-economia-cnmc-multa-98-millones-acs-fcc-ferrovial-sacyr-30-firmas-mas-repartirse-contratos-basuras-20150126181129.html

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.