14 de julio de 2011

Faisanes y pájaros

A ver si lo he entendido bien:

- Durante la primavera de 2006, las policías española y francesa preparan conjuntamente una acción contra la red de ETA encargada de recaudar "el impuesto revolucionario".

- En marzo de 2006 ETA anuncia un alto el fuego permanente y el Gobierno del PSOE empieza un acercamiento/diálogo/negociación/lo-que-sea con el respaldo del Congreso, que apoyaba (excepto el PP, claro) la negociación si ETA abandonaba las armas.

- El 4 de mayo un tipo entra en el bar Faisán, vigilado por la Policía desde hacía años y uno de los objetivos de la citada operación, y le entrega un teléfono móvil al dueño, Joseba Elosua, uno de los jefes de la red de chantajes. Al otro lado de la línea alguien le dice que cancele la reunión que tenía prevista con un etarra de la red proveniente de Francia, al que le iba a entregar lo recaudado, porque la Policía planea detenerle en la frontera cuando regrese. Y añade el chivato su temor a que esta operación frustre el incipiente diálogo del Gobierno con ETA.

- Elosua traslada la reunión a Francia y se dirige allá en su coche junto con su cuñado. A pesar de que le acaban de advertir que el coche tiene micros el muy imbécil se lo cuenta todo a su cuñado. Como la versión abertzale de "Los Serrano" o un sketch de "Vaya semanita". Así se entera el juez Grande-Marlaska de la existencia del chivatazo.

- El responsable de la operación y el encargado de investigar el chivatazo es el inspector Carlos Germán. Según su informe, el inspector de la Brigada de Información de Vitoria, José María Ballesteros, entregó su propio móvil a Elosua a las puertas del bar Faisán. Elosua habló con el entonces jefe superior de policía del País Vasco, Enrique Pamiés, que fue quien se chivó. Tras dicha conversación Pamiés llama al director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, presuntamente para confirmarle que se había efectuado el soplo. Este último nombre, Víctor García Hidalgo, fue designado por el mismísimo ministro del Interior, José Antonio Alonso.

- Por contra, el exjefe de Carlos Germán, el exjefe de la Unidad Central de Inteligencia José Cabanillas, declaró ante el juez que el propio Carlos Germán, el investigador del chivatazo, le pidió que borrara la cinta en la que Elosua cuenta a su cuñado cómo se produjo el chivatazo.

- Tras las primeras investigaciones del caso Faisán, Rubalcaba, nuevo ministro del Interior, destituye discretamente a Víctor García Hidalgo, que sigue siendo secretario de organización del PSOE en Álava. Y, por cierto, dos etarras detenidos en Francia en 2007 tenían su número de móvil. Yo no tengo el móvil del Dtor. Gral. de la Policía. ¿Ustedes tampoco? Pues algunos etarras sí. Rubalcaba también asciende a Telesforo Rubio, comisario general de Información, que fue quien informó a Grande-Marlaska de la existencia del chivatazo. Como premio está destinado en Moscú.

- Hay una cinta VHS que grababa la puerta del Faisán y que tiene varios cortes. Un informe de la Policía dice que los cortes pudieron ser accidentales, externos o por deterioro. En resumen, que vete a saber. Otro informe de la Guardia Civil mucho más técnico asegura que no son de posproducción sino que alguien paró la grabación mientras ésta se hacía, con lo que la sospecha sobre quién lo hizo se concentra bastante. Vamos, se concentra en el policía propietario del dedo.

- El fiscal de la Audiencia Nacional pidió el sobreseimiento del caso por falta de autor conocido. El juez que lleva ahora el caso, Pablo Ruz, le respondió que un cojón de pato. Después el fiscal pidió que no se procesase a los imputados por colaboración con banda armada, como sugería Ruz, sino por revelación de secretos. La pena por lo primero son hasta diez años de cárcel, por lo segundo no más de tres. Ya ves, un fiscal pidiendo rebajar el delito, para que te fíes de las películas... Pero además para el segundo delito no sería de terrorismo, por lo que la Audiencia Nacional no sería competente y Ruz tendría que enviar todo el sumario a Irún, donde se produjeron los hechos. Hoy le ha contestado el juez Ruz: procesa a los tres por colaboración con banda armada.

Voy a repetirlo. Están procesados por colaboración con banda armada el exdirector general de la Policía y la Guardia Civil Víctor García Hidalgo, el exjefe superior de Policía del País Vasco Enrique Pamiés y el inspector de la Brigada de Información de Vitoria, José María Ballesteros.

Y el que era jefe de todos estos cuando ocurrieron los hechos, el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, lejos de dimitir o ser destituido, es ahora el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno. Y su segundo, el secretario de Estado de Seguridad desde 2004, Antonio Camacho, tampoco sino que ha ascendido a ministro del Interior.

Lo he entendido bien, ¿no?

Actualización: Como siempre, Luis Díez lo cuenta mucho mejor que yo. Y añadan su RSS, que mola.

11 comentarios:

  1. Pues menos mal que has elaborado un resumen porque a mí, a fuerza de verlo en la portada del Inmundo un día sí y otro también, me daba mucha pereza el asunto.
    Lo que no me explico es cómo la gente es tan chapuzas...

    ResponderEliminar
  2. Es una chapuza, pero al final se detuvo a los terroristas, así que llamarlo colaboración quizá es excesivo.

    ResponderEliminar
  3. La pregunta que me hago yo, y tanta gente es:

    En faisán todo estaba pinchado. De allí se sacaba una información brutal. Y si lo que se produce es un conflicto de intereses, entre la voluntad de detener a Elosua por parte del juez (que era un sustituto); y de seguir recabando información por los mandos policiales... y se produce todo el desastre que has contado... ¿también es colaboración con banda armada? ¿Querer seguir recabando información para luchar contra el terrorismo es colaborar con ETA?

    ResponderEliminar
  4. http://blogs.elpais.com/el-patio-del-congreso/2011/07/versi%C3%B3n-ap%C3%B3crifa.html

    ResponderEliminar
  5. David, el término colaboración (igual que el de teoría en ciencia) no significa lo mismo en la calle que en el Código Penal, y el juez Ruz ve hasta doce indicios de delito en la actuación de los tres policías. Así que quizá "suena" excesivo en la calle y quizá es exactamente la definición de colaboración que dicta el Código Penal, que no lo sé.

    Y a David Díez, es posible que esa teoría sea cierta, que Grande-Marlaska estuvo a punto de joder una gran fuente de información y una larga y muy trabajada operación policial. Es posible... ¿Y? Eso no cambia nada, los policías aún así desobedecieron una orden judicial, conspiraron contra ella, mintieron, falsearon pruebas, revelaron secretos y colaboraron en los intereses de la banda terrorista.

    ¿Que lo hicieron por un bien mayor? ¿Y qué? Su obligación era haber insistido al juez, haberle obedecido y dejar claro en sus informes su oposición a la operación y su opinión de que era un grave error. ¡Pero haber obedecido al juez! ¡Los policías no son quién para saltarse lo que dicta un juez!

    Y por cierto, lo de que era para seguir recabando información es una suposición tuya. Según la grabación a Elosúa y su cuñado, lo que le dice Pamiés por teléfono es que les preocupa que esto frustre la negociación con ETA, no dice nada de fuentes de información.

    ResponderEliminar
  6. El ministro no era Rubalcaba, era José Antonio Alonso. Además, coincido con el comentario de DavidDíez. Vete a saber por qué ocurrieron los hechos de esa manera (¿La TIA?) No creo que haya mucho más que eso, chapuzas.

    ResponderEliminar
  7. El ministro no era Alonso, era Rubalcaba, ministro del Interior desde el 11 de abril de 2006 y el chivatazo fue un mes después, el 4 de mayo.

    Y juraría que ser un chapuzas no viene como atenuante en el Código Penal. De hecho, que unos chapuzas hayan estado en esos puestos me parece un agravante contra Alonso, Camacho y Rubalcaba.

    ResponderEliminar
  8. Tema difícil, pero si luego se ha detenido a todos los etarras sobre los que se tenía la pista, pues choca un poco.
    Los términos jurídicos, pues son raros: 21 puñaladas no son ensañamiento.

    ResponderEliminar
  9. Y digo yo, fuera la que fuera la razón por la que la policia no quería seguir con la operación de detener a los del bar... ¿no era más facil hablar con el juez y explicar la situación que dar un chivatazo al delicuente?

    Lo primero parece algo normal dentro de las actividades entre policia, jueces y todo eso. Lo segundo tiene pinta de delito.

    ResponderEliminar
  10. "Tema difícil, pero si luego se ha detenido a todos los etarras sobre los que se tenía la pista, pues choca un poco."

    Con frases así se ha justificado y se justifica en muchos sitios muchas veces el terorrismo de estado.

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.