28 de noviembre de 2010

Spanish Solutions, S.A. (13)

The Adventurer es el último cortometraje que Charles Chaplin hizo para la productora Mutual. Interpreta a un preso que se escapa de una prisión y durante su huida salva a una madre y su hija de morir ahogadas, dejando en mal lugar al cobardón del pretendiente de la chica, que aspira a casarse con ella por su fortuna. Ellas le invitan a su casa, donde se celebra una fiesta durante la cual compite por la chica con el malo. Al final éste ve su foto en un periódico, se entera de que es un fugado y llama a la prisión para que vengan a capturarlo. Ahí enlazo el vídeo:


Casi puedo ver vuestras caras de despiste: no lo habéis entendido, claro. ¿Por qué corre el tío del bigotito? ¿Qué le pasa en la espalda a esa señora? ¿Por qué abofetea al gordo? ¿Quiénes son los de uniforme? ¿Por qué le dejan escapar al final? Sí, lo sé, está todo confuso, no se entiende la trama, la motivación de los personajes... Es como que le falta algo, ¿verdad?

Menos mal que en España tenemos profesionales güenos, güenos para arreglar estos errores del chapucero de Chaplin. Así es como lo han emitido hoy en 8 Madrid. Perdón por la calidad, sólo me ha dado tiempo a grabarlo con el móvil:


¡Ahora sí, hombre, ahora sí se pilla, que el Charlot ese no tenía ni puta idea...! Llevaba razón El Pianista en un Burdel, los dobladores españoles son los mejores del mundo; son tan buenos que pueden doblar hasta películas ¡mudas!

Por no hablar del genio que decidió que el corto era muy largo y había que cortarlo. Y no se le ocurrió nada mejor que cortar ¡el final! Menos mal que no le encargaron una edición de "Lo que el viento se llevó":
- Pero, Rett, si me dejas, ¿qué será de mí?
- Francamente, querida...

THE END

15 de noviembre de 2010

Spanish Solutions, S.A. (12)

Mi novia ha vuelto a estudiar y dentro de poco tiene un examen. Hace unos minutos ha venido a preguntarme algo:

HOT LADY: Tío, por Dios, ponme esta frase en castellano normal, que soy incapaz de aprendérmelo.

La frase es:
Comunicación grupal: la que ocurre cuando un grupo de personas forman parte de una unidad identificante y realizan transacciones de mensajes para la convivencia y el desarrollo del grupo y la comunicación de algún objetivo.
La puta lección de la comunicación. En este país ya puedes estudiar "Nihilismo anacoreta", que te acaban colando la puta lección de la comunicación como sea. Y por lo que veo, cada vez más redicha y pedorra. A media frase ya quiero ahorcar al profesor con sus propias tripas tras sacárselas con una cucharilla oxidada. Le respondo:

TO: Es la que se da entre los miembros de un grupo.

HOT LADY: O sea, lo que pensaba.

TO: ¿Quién es el grandísimo cabrón que os ha dado esa mierda de apuntes?

HOT LADY: Cabrona, es una cabrona. Y no nos los ha dado, que lo hemos tenido que escribir nosotros.

TO: No jodas, ¿en 2010 todavían dan los apuntes al dictado?

HOT LADY: ¡Ojalá! Nos lo proyecta en una pantalla y tenemos que copiarlo.

TO: ¡Me cago en San Dios! ¿Y por qué no os fotocopia las transparencias?

HOT LADY: ¿Transparencia? No, no, es mejor: nos proyecta un PDF y tenemos que copiarlo a mano.

TO: ...

HOT LADY: Lo que oyes.

TO: Mientes.

HOT LADY: Te lo juro.

TO: Pero... pero... ¿Por qué no os lo pasa por e-mail?

HOT LADY: Porque dice no hay e-mail en la clase. Y se ve que en el despacho o en casa no le da la gana.

TO: Pues un pendrive...

HOT LADY: No, si ya se lo he dicho, que me lo grabe y yo se lo envío a los demás. Pero que "No, es mejor que lo copiéis." Y ahí estamos, ella pone un PDF en un portátil, nosotros lo copiamos a mano y luego cada uno lo vuelve a pasar a un DOC.

TO: Pero... pero...

HOT LADY: Sí, qué me vas a contar.

TO: Pero... pero...

HOT LADY: Sí, cariño, lo sé.

TO: Pero... pero...

HOT LADY: Sabía que no debía contártelo.

TO: Pero... pero...

8 de noviembre de 2010

La dignidad

Letizia Ortiz -experiodista, divorciada, exrepublicana y Princesa de Asturias- se humilla ante el Papa que poco antes criticó al Gobierno del país que ella representa, sus leyes adoptadas democráticamente y su presunta (y falsa) persecución del catolicismo.

Podría decir que para ser Princesa de Asturias Letizia Ortiz tuvo que renunciar a muchas cosas, empezando por la dignidad. Pero creo que nunca la tuvo.

(Vía El Descodificador)