8 de noviembre de 2010

La dignidad

Letizia Ortiz -experiodista, divorciada, exrepublicana y Princesa de Asturias- se humilla ante el Papa que poco antes criticó al Gobierno del país que ella representa, sus leyes adoptadas democráticamente y su presunta (y falsa) persecución del catolicismo.

Podría decir que para ser Princesa de Asturias Letizia Ortiz tuvo que renunciar a muchas cosas, empezando por la dignidad. Pero creo que nunca la tuvo.

(Vía El Descodificador)

14 comentarios:

  1. ¿Republicana Leticia Ortiz?. Pero sería de boquilla ¿no?. Cosas veredes amigo Sancho, cosas veredes.

    ResponderEliminar
  2. Confundir dignidad con respeto a un Jefe de Estado. Correcto :-)

    ResponderEliminar
  3. Confundir respeto a un Jefe de Estado con humillación ante el jefe de una religión. Correcto.

    ResponderEliminar
  4. Bah, no es para tanto.

    Más preocupante me parece que vaya el Papa lamentándose de que en Europa estamos perdiendo la fe.

    Sí sí, deberíamos estar todos los europeos yendo a misa todavía.

    Si no fuera por esos laicistas, a saber cómo estaríamos ahora. Los pelos de punta "me se" ponen.

    ResponderEliminar
  5. ¿A cuántos jefes de estado se les besa la mano?

    ResponderEliminar
  6. Pues de una tía que abandona una carrera como profesional -mejor o peor ya lo discutiremos otro día- para pasar a otra en que la que no es mas que un apéndice de su marido, en la que que su primera y más importante función es la de ejercer de bestia de cria,y la segunda es de ejercer de embajadora de la moda y la elegancia española (...) por lo que se la va a juzgar día si y día también, , todo en aras de "pasar a la historia", supongo, no se que coño esperabais.

    En fin, que las mujeres más destacadas por los medios españoles día si y día también son un ejemplo perfecto para mujer española moderna. Una que manda a la mierda su carrera y su profesión por ejercer de maniquí ambulante de la monarquía, otra cuyo mayor mérito en la vida ha sido procrear con un torero y la tercera, que al menos ejerce de lo suyo (periodista), no tengo y o nada pero que nada claro si lo méritos -otra vez los discutiremos otro día- por los que ha llegado donde está son estrictamente profesionales o por su belleza.

    Uy, si las tres son "periodistas". De ahí lo que decía Borja Ventura una vez, que en una visita a la Facu de periodismo le comentaron que la mayoría de ellas se había operado las...

    Tengo ganas de que algún día las defensoras de la igualdad de la mujer empiecen a preguntarse een voz alta porqué determinados puestos en los medios tiene que estar ocupados por mujeres de muy buen ver, la verdad. Y hablo de los informativos y no de azafatas.

    ResponderEliminar
  7. El día de la final de la copa del mundo fueron conectando con todos los sitios de España en los que había una plaza o estadio con una pantalla gigante retransmitiendo la final. Valencia, Madrid, Zaragoza, Barcelona, Sevillla, etc. En cada sitio tenían un corresponsal. Anda qué curioso, todos los corresponsales eran tías buenísimas con una camiseta de la roja encasquetada. Sin duda, todas tendrían suficientes méritos periodísticos para estar ahí.

    Por un lado pensé que no me sorprendía pero por el otro me quedé flipando. Contradictorio, sí, pero así fue.

    Pero bueno, ¿qué se puede esperar de Tetacinco?

    ResponderEliminar
  8. Hijos, para llegar alto de verdad hay que soltar lastre. ¿Qué importa hacer una genuflexión al año si el resto del tiempo te chupan el culo?

    ResponderEliminar
  9. Si a mi una princesa me pidiera la mano, aparte de que la situación me haría dudar de mi sexualidad, iría de cabeza, y que le den a lo demás.

    Reconocedlo, lo que nos jode es que esta señora viva tan de putisima madre.

    ResponderEliminar
  10. "Podría decir que para ser Princesa de Asturias Letizia Ortiz tuvo que renunciar a muchas cosas, empezando por la dignidad. Pero creo que nunca la tuvo."

    Creo que no hay motivo para cebarse así. Es un cargo, y eso le fuerza a comportarse como sus responsabilidades exigen, aunque no le guste. No puede ser parcial hacia ciertos sectores de la sociedad, beneficiando o desoyendo. Luego no nos quejemos si la reina dice barbaridades en sus libros: sólo plasma sus ideas, mostrando su dignidad. Básicamente, que no creo que deba hacer lo que tú crees, TO (aunque lo crean muchos) simplemente porque creas que tienes la razón. Es lo que tiene la tolerancia. A veces tmabién toca tragar...

    ResponderEliminar
  11. Pero... ella se casó por amor, ¿no?

    Lo de que su marido sea príncipe es algo colateral.

    ResponderEliminar
  12. Que se casara por amor no quiere decir que deba desoír sus obligaciones. No es como la esposa de un presidente. El cargo es el de alteza real y eso incluye a ambos. Otra cosa es que no guste lo de la genuflexión (y menos tan acusada), pero hay que entender que se trata de una forma de respeto hacia una autoridad moral. Vale que no es electa ni es justa ni tampoco ha sido la elección acertada, pero aún así no es sólo un jefe de estado. El día que prescindan del Estado Vaticano, serán respetados y serán quienes deban ser. Hasta entonces, es necesario mostrar respeto hacia las creencias de los demás. No creáis que a ella esto le gustó...

    ResponderEliminar
  13. - "Desoír sus obligaciones". Sus obligaciones vienen estipuladas por la Constitución y demás leyes inferiores, y entre ellas no está la de rendir pleitesía a ninguna religión.

    - ¿¡"Autoridad moral"!? ¿¡Ratzinger!? Joder, las tonterías que hay que leer...

    ResponderEliminar
  14. Jo, teleoperador, una vez más tu anticlericalismo radical te pierde. Ya es obsesivo macho. Y sí, sí, ya sé, yo soy un facha u oigo a Jimenez Losantos o soy un hipócrita abusador de niños por poner esto. Te ahorro la respuesta. Pero de lo que no hay duda es que tu anticlericalismo es puro dogmatismo. Y eso que yo no soy creyente, leshes.

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.