10 de agosto de 2010

Mis vecinos (2)

15 comentarios:

  1. El calor exalta a la gente! Mola :-D

    ResponderEliminar
  2. El detalle del taladro es impagable.

    ResponderEliminar
  3. El rarito eres tu que te pasas el día grabando con la camarita esa ;)

    ResponderEliminar
  4. Quillo, cámbiate de casa, por tu salud.

    ResponderEliminar
  5. Este vídeo y el anterior aclaran lo de las cifras de audiencia de la mayor parte de los programas de "telahinco".

    ResponderEliminar
  6. ¿Pero qué tenderete tienen colgando de la ventana?. Es pasto para "Callejeros".

    ResponderEliminar
  7. Mi madre siempre dice:me iría a vivir a un cerro (sola) como Jesulín. Y creo que eso lo haría cualquier ser civilizado para no aguantar corraleríos ajenos. En nuestro piso hemos vivido episodios así muy de cuando en cuando, pero si esto fuera diario no podría soportarlo. Lo malo de la gentuza es lo fácil que se reproducen, los muy ratas...

    ResponderEliminar
  8. ¿Al final se calló? De hecho, ¿se calla algún día? ¿Eso es continuo? Dios, que sinvivir.

    ResponderEliminar
  9. Qué triste es tu vida, macho. Grabando a unos vecinos como un vulgar "voyeur", y encima ni follan ni ná.
    Ve a pasar la tarde a la sierra, o algo, y aléjate de ese ambiente que te está afectando mu malamente.

    ResponderEliminar
  10. Lo llamaría "turismo extremo a patio de interior". Una nueva forma de hacer turismo. Alquilas la habitación con vistas "al zoo humano", cobras el doble por noche pernoctada, obviamente. Y a vivir del cuento. O eso o lo editas y lo vendes a la tele: telerealidad en estado puro. Y te forras.

    ResponderEliminar
  11. Ey, un montón de pajaritos piando durante todo el vídeo. Un ambiente cuasi bucólico, diría yo.

    ResponderEliminar
  12. La que grita "Que te calles!" no será la gallega que atopelló a los biciclistas, no? La del video de Youtube, digo. No se, me resulta la voz muy parecida...

    ResponderEliminar
  13. El espontáneo taladrando la pared le da un toque surrealista a la escena, y los pájaros parece como si todo fuera un documental de naturaleza urbana, donde el protagonista es el gorrión y los gritos son como los grillos en el monte, un ruido que está ahí pero que ni te das cuenta.

    Supongo que esto no es algo puntual, de familiares obligados a vivir en la mismas paredes y que no tienen otra forma de apagar el fuego que echando más gasolina. Quizás si ven tu vídeo puedes que seas el protagonista de los próximos gritos (lo dudo), pero les haces un favor, es por una buena causa.

    Sería interesante tener un sistema de eco que les devolviera sus gritos con algo de retraso (feedback), y que se activara con los gritos más fuertes, le darías un toque hippie a la escena y estarías realizando un experimento de psicología social del más alto nivel.

    ResponderEliminar
  14. Por la bolsa sabemos que son clientes de Eroski. Eroski es una empresa vasca. Los vascos tienen un conflicto. Ergo si compras en Eroski, discutes con tu madre por tu independecia (lo de las bombas es cuestión de tiempo). Pásalo.

    ResponderEliminar
  15. Querida vecina, lo mismo pensé decírtelo y lo olvidé: ¿te he dicho alguna vez que te calles?

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.