1 de marzo de 2010

El día que vencí a Cajamadrid (1)

Una sucursal de Cajamadrid: una ventanilla, varios clientes haciendo cola y tres mesas atendidas por sendos oficinistas. En una de ellas un cartelito reza "Subdirector". Tras ella, el susodicho, un hombre bajito, gordito, calvo, con bigotito y gafas de pasta en la punta de la nariz. Sentando enfrente, El Teleoperador. El subdirector se sube las gafas. Las gafas se escurren hasta la punta.

TELEOPERADOR (TO): ...En realidad, la tarjeta está a nombre de mi padre pero en el cajero la usan los dos. El problema es que mi padre me pidió que cambiase el número secreto y mi madre no se acordaba.

SUBDIRECTOR (SUB): No me diga más: tecleó el número viejo tres veces y adiós, tarjeta.

TO: Efectivamente, y está la mujer preocupadísima, no entiende muy bien estas máquinas y...

SUB: Bueno, pues dígale que por el dinero no se preocupe, que no se ha descontado nada.

TO: Ya, lo sé, a lo que venía es a recuperar esa tarjeta.

SUB: La tarjeta se anula automáticamente por seguridad, pero podemos solicitar una nueva.

TO: Ah, bien, bien, pues eso entonces.

SUB: Pero tiene que solicitarla el titular de la cuenta, es decir, su padre.

El subdirector se sube las gafas con un dedo.

TO: ...Mi padre...

SUB: Sí, debe hacerlo el propio titular.

Las gafas se escurren hasta la punta de la nariz.

TO: Ya... Y ya que estoy yo aquí, ¿no puedo solicitarla en su nombre? Quiero decir, usted puede comprobar con mi DNI que soy su hijo, que vivo en la misma dirección...

SUB: Ya, pero aún así debe firmarla el titular.

TO: Ya, claro... Bueno, pues déjeme ese formulario, mañana se lo traigo firmado.

SUB: No, tampoco. Debe venir el titular a la sucursal y firmarlo delante de un empleado. Son normas de seguridad.

TO: Ah, vaya...

SUB: Lo siento, sé que es un engorro pero es por proteger a nuestros clientes.

TO: No, si lo entiendo, claro...

El subdirector se sube las gafas. Las gafas se escurren.

SUB: Pero vamos, que basta con que venga cualquier día y firme la solicitud, no hay problema.

Sí, había un problema. Mi padre se estaba muriendo.

Hacía un mes le habían operado para extirparle lo que en las radiografías parecía un pequeño tumor que le provocaba molestias digestivas. Al abrir comprobaron que el "pequeño tumor" se había comido casi todo el estómago, medio intestino, parte del hígado y del páncreas. La metástasis lo había llevado a todas partes, incluso a una vieja fractura en un hombro que ahora entendíamos por qué había vuelto a dolerle. El cirujano estimó que le quedaban entre tres y nueve meses de vida.

Entre la recuperación de la cirugía y lo poco que le dejaban comer los tumores, nunca tenía muchas fuerzas. Pasaba la mayor parte del día en la cama, durmiendo o viendo la tele, y algún rato en la mesa hasta que le empezaba el mareo de estar tanto tiempo derecho. Los momentos de lucidez y conversación fueron durando cada vez menos y espaciándose cada vez más. Pero a veces los había tan buenos que incluso se veía con fuerzas para bajar a la calle y dar un breve paseo. Uno de esos días fue poco después de mi visita al banco:

PAPÁ: Venga, vamos a echar la firma esa y nos quitamos el problema de en medio.

El "problema" no era recuperar la tarjeta. El "problema" para mi padre era dejar un hilo burocrático sin arreglar. Y que quisiese dedicar uno de los pocos días buenos que le quedaban, sabiendo que se moría, a perderlo en un banco para recuperar una tarjeta que ya nunca tendría ocasión de usar, es algo que sólo comprendíamos su familia. Los cojones, honradez y capacidad de liderazgo que demostró mi padre toda su vida darían para escribir una novela que no se creería nadie, pero ante un problema administrativo se giñaba patas abajo.

Supongo que vendría de los años de represión franquista, cuando la falta de un sello en un papel o un carné caducado podían llevarte de vuelta a los calabozos y más si aparecía tu pasado de combatiente republicano y ex-presidiario. El caso es que nunca se atrevió ni a hacer la declaración de la renta él solo por miedo a meter la pata, sólo se fiaba si se la hacía algún “experto”. Por eso entendimos que quisiese aprovechar uno de sus últimos días de vida en aquella idiotez.

Entramos en la sucursal de Cajamadrid, apenas a dos manzanas de casa, él agarrado a mi brazo, con su bastón, la gorra y su caminar a pasitos, y yo preocupado por que no tuviésemos que esperar demasiado, por que no le empezase el mareo allí, por que no se acabase el buen momento de repente. La mesa del subdirector estaba vacía, pregunté en la de al lado y me dijo Antonia -llamémosla así- que Sub no estaba:

ANTONIA: Pero yo les puedo atender, siéntense.

TO: Venimos a solicitar una copia de la tarjeta de mi padre, que se anuló en el cajero por un error en el PIN. Hace unos días me dijo el subdirector que tenía que venir mi padre a pedirla y aquí está.

ANTONIA: Ah, sí, en realidad quien debe autorizar esa solicitud es el director de la sucursal. Lo hace el subdirector porque el director está de vacaciones.

TO: Como sea, si podemos firmarla ahora, por favor...

ANTONIA: El problema es que el subdirector ahora mismo está desayunando.

TO: Ah, vaya... Bueno, da igual, mi padre la firma y usted se la da cuando venga.

ANTONIA: Me gustaría, pero la directiva de seguridad de Cajamadrid especifica que el cliente debe firmar la solicitud delante de quien la autoriza, que es el director o el subdirector.

TO: No joda...

ANTONIA: Me temo que sí.

TO: ¿Y va a tardar mucho el subdirector en volver?

ANTONIA: Pues no creo, está desayunando. Si le pueden esperar...

TO: No, no podemos.

Para esperar estaba yo. Sabía que el buen estado de mi padre no duraría mucho más de media hora, y para volver había que subir los dos pisos de mi casa sin ascensor. Había que racionar las fuerzas.

TO: ¿No podría ir a buscarle alguien? Tenemos un poco de prisa...

ANTONIA: Eeeeh... Es que no sé dónde está.

TO: O llamarle por teléfono y decirle que le estamos esperando.

ANTONIA: Es que no tenemos su teléfono.

Claro, y yo me lo creo. Me creo que ahora mismo entra un cliente gordo a pedir un préstamo gordo y le decís que espere a que vuelva el gordo, "que está en su retiro espiritual de desayuno en Xanadú subiéndose las gafas escurrientes y no se le puede molestar", claro que sí. Resoplo y me acerco a la mesa, hablando bajo para que no me oiga nadie más.

TO: Está bien, Antonia, no quería contar esto porque no es asunto del banco, pero ya que no me dejan más remedio... Mi padre está muy enfermo, ¿vale?, mucho. Hoy, sorprendentemente, se encuentra un poco mejor, pero habitualmente no puede estar más de diez minutos de pie. ¿Entiende lo que quiero decirle?

Antonia me mira extrañada por la marcada intención en la pregunta. Después mira a mi padre. Después comprende.

ANTONIA: Ah... Ya... Entiendo.

TO: Bien. Lo más probable es que mañana no tenga fuerzas para levantarse de la cama y mucho menos para venir aquí otra vez. Ya que hoy ha venido, según exige la normativa de seguridad de Cajamadrid...

ANTONIA: Directiva. Directiva de seguridad.

Con seguridad te empalaría ahora mismo.

TO: La directiva, claro... Ya que puede usted comprobar su voluntad de pedir una tarjeta, que está en pleno uso de sus facultades mentales, que yo soy su hijo, que él me autoriza a operar en su nombre, por favor, hable usted con el subdirector para que mañana me dejen a mí firmar la solicitud.

ANTONIA: Sí, sí, no se preocupe, yo hablo con el subdirector. Mañana viene usted solo y yo le explico el caso, que estuvieron aquí los dos... Ningún problema, yo me encargo.

Efectivamente, al día siguiente mi padre apenas podía estar erguido media hora, así que volví solo a la sucursal una hora más tarde que el día anterior, para asegurarme de que el Sr. Subdirector había terminado ya de desayunarse:

TO: Supongo que Antonia le comentó que ayer estuve con mi padre, que él mismo dijo que quería otra tarjeta y que...

SUB: Sí, sí, ya he hablado con ella. Lamentablemente...

El subdirector se sube las gafas.

SUB: ... me temo que no podemos hacer nada. Las normas del banco son estrictas y especifican que el titular de la tarjeta debe solicitarla en la oficina.

Las gafas se escurren. Yo me mosqueo. Sobre todo por su seriedad al decirlo, como si le hubiese propuesto un chanchullo. Y porque aún no se ha disculpado por no haber estado el día anterior.

TO: Sí. Ya.

Calma, respira.

TO: Me lo dijo usted el primer día.

SUB: Exacto. Tiene que venir él y debe hacerlo delante del director o, en este caso, delante del subdirector, o sea, yo.

TO: Ya. Por eso vinimos ayer los dos.

SUB: Claro, es necesario que el que autoriza, o sea, yo, vea que es el propio titular quien la pide.

TO: Claro. Y usted no pudo verlo.

SUB: Claro, no estaba en ese momento en la oficina y no...

TO: No, estaba desayunando.

Se queda helado. Mi mira. Se sube las gafas. Se escurren. Se pone serio.

SUB: Eh... Eh... Vamos a ver...

TO: ¿Es algo extraordinario?

SUB: ... ¿Cómo?

TO: Solicitar un duplicado de tarjeta. ¿Es algo extraordinario, una operación especial, poco frecuente?

SUB: No, no, para nada, es algo habitual, un simple trámite corriente.

TO: ¿No es como... No sé, una hipoteca sobre una fábrica, una compra de divisas, una inversión en una SICAV...?

SUB: ¡Qué va, qué va, para nada! Ya le digo que es algo habitual. Pero por seguridad, debe hacerlo el propio titular bajo la supervisión del...

TO: O sea, que ayer mi padre vino aquí tal y como le indicaron, en horario comercial de Cajamadrid, a hacer una operación normal y corriente y no pudo hacerla... porque usted estaba desayunando. ¿Es eso?

Le miro directamente al entrecejo que asoma sobre sus gafas en la punta de la nariz. Se las sube. Se escurren. Me mira como si los dos fuésemos a desenfundar.

SUB: Vamos a ver, señor, no se trata de...

TO: Se trata exactamente de eso, Sr. Subdirector. Se trata de que cuando usted está desayunando aquí nadie sabe dónde está, nadie puede llamarle por teléfono. O bien se trata, como sospecho, de que todo el mundo tiene la orden de no molestarle, porque no me creo que no tengan un móvil al que llamarle en caso de robo, incendio, cliente destacado o inspección fiscal... mientras usted desayuna.

La pausa antes del final le ha mosqueado. ¿He dicho que se le escurren la gafas? Pues se las vuelve a subir.

SUB: A ver, lo que no puede pretender usted es decir si tenemos o no derecho a ir a desayunar.

TO: Por supuesto que no. Pero lo que no puede ser es que mientras usted desayuna haya clientes de Cajamadrid que no pueden realizar trámites sencillos como pedir un duplicado de tarjeta. Eso es un error de planificación por no dejar a alguien autorizado o por no dejar una forma de contacto cuando se necesite de su firma. Y no es de recibo que por un error de planificación de ustedes los clientes tengan que quedarse esperando o, como en este caso, volver otro día.

SUB: A ver, que no se trata de un error sino de una directiva...

TO: Que sí, que sí, una directiva de seguridad por si yo soy uno de esos hijos que salen en España Directo, que tienen a sus padres extorsionados y sableándoles sus pensiones para gastármelo en farlopa, si lo entiendo, de verdad que lo entiendo. Por eso, lo que yo le propongo no es que deje usted de desayunar ni que se salte su directiva de seguridad, pero sí que enmienden el error de planificación de ayer. Lo que le pido es que mañana, cuando salga usted a desayunar, dedique diez minutos a acercarse a mi casa a recoger la firma de mi padre.

SUB: Huy, me temo que...

TO: Está muy cerca, a dos manzanas. Si se asoma por la ventana que tiene a su espalda verá mi balcón. Nosotros le estaremos esperando, no serán más de diez minutos.

SUB: Es que...

TO: ¡Y después yo le invito a desayunar! Con pincho de tortilla y zumo natural, lo que usted quiera.

SUB: Es imposible.

Resoplo.

TO: ¿El qué es imposible?

SUB: Nosotros nunca vamos al domicilio del cliente. Cajamadrid no hace eso.

TO: ... Cajamadrid no hace eso.

SUB: Es política de la entidad, no vamos al domicilio del cliente.

Se sube las gafas. Se resbalan.

TO: ¿Me está diciendo en serio que nunca van, por ejemplo, al DIA del barrio, o al concesionario de coches? ¿Que si el gimnasio de ahí atrás mostrase interés en abrir una cuenta no irían a venderle sus productos? ¿De verdad me está diciendo eso?

En la mesa de al lado, Antonia y su clienta nos escuchan disimuladamente. Los de la mesa del otro lado también.

SUB: No, señor, no vamos. En ningún caso vamos a...

TO: Qué curioso, porque alguna vez he visto a ese muchacho de ahí (señalando a uno de una mesa) con su carpeta de Cajamadrid hablando con la encargada del DIA. Pensaría que igual estaba haciendo la compra si no fuese porque también soy cliente del gimnasio y amigo del dueño y me consta que han ido a ofrecerles cuentas y seguros.

El subdirector me mira con odio.

SUB: Mire... Yo comprendo que esté usted, eeeeh, alterado, nervioso por la enfermedad de su padre.

TO: No lo estoy. Pero si lo estuviese no sería por eso sino porque no se responsabilizan de sus errores de organización.

SUB: Yo le entieeeendo.

Así, alargando la e, con condescendencia. La alarga tanto que le llega hasta la mesa, cae hasta el suelo, llega hasta mis pies, me sube por la pernera del pantalón y me toca los cojones.

SUB: Pero no puede usted pagar su frustración por esa enfermedad con nosotros. Cualquier día que a su padre le venga bien puede venir y...

TO: Mi padre se muere.

SUB: ...

TO: Veo que Antonia no se lo contó todo.

Lo digo girándome hacia ella. Antonia y su clienta apartan la mirada disimulando. SUB se sube las gafas. Las gafas se escurren. En su frente veo un par de gotas de sudor.

TO: La enfermedad de mi padre es un cáncer terminal. Concretamente, de terminar antes de Navidad. Y ayer vino porque tuvo un día excepcional y sorpredentemente bueno. Tanto que no tuvo que tomar la pastilla de morfina hasta la noche. Puede que haya sido el último día bueno. Hoy, claro, está hecho polvo.

SUB: Mire, yo lamento muchísimo... Pero no podemos...

TO: Mis padres tienen cuenta en esta sucursal desde hace treinta años. Han pedido varios créditos que han pagado puntualmente. Han domiciliado aquí toda clase de recibos. Han sido unos clientes ejemplares que jamás han dado el menor problema. Incluso han traído como clientes a varios vecinos. Y ayer mi padre no pudo hacer aquí un trámite sencillito porque usted estaba desayunando y no previeron cómo hacerlo si usted no estaba.

SUB: Por favor...

TO: Esos son los hechos mondos y lirondos, al menos los que le competen a usted. El que me compete a mí es que yo le juro que, pase lo que pase, mi padre no vuelve a pisar esta oficina. ¿Me ha entendido?

SUB: No puede usted acusarnos del cáncer de...

TO: ¡Que si me ha entendido!

Sí, levantando la voz. SUB da un respingo y las gafas se asoman al abismo. Antonia y su clienta y los de la otra mesa miran sin disimulo. SUB también lo nota.

SUB: Le he entendido, pero...

TO: Mi padre va a pasar los pocos días de vida que le quedan con su familia, no desperdiciándolos aquí porque no saben ustedes organizarse. Así que la única forma de que mi padre firme su puñetero papelito es que usted venga a recoger la firma que no pudo recoger ayer porque estaba desayunando. Ahora dígame sólo sí o no: ¿va a venir usted a mi casa?

SUB: Vamos a ver, nosotros...

TO: ¡Que me diga sí o no!

El subdirector da otro respingo y se sube las gafas cuando ya se despedían de su cabeza. Mira por encima de mí y deduzco que varias personas más nos están observando. De hecho, juraría que oigo mucho mejor el hilo musical, como si todo el mundo se estuviese callando. Me mira fijamente, muy cabreado. Las gafas se resbalan junto con una gota de sudor.

SUB: La política de Cajamadrid es que nunca vamos a casa de...

TO: O sea, que no.

Me levanto y me voy poniendo la chaqueta. SUB también se levanta nervioso.

SUB: Es que no lo hacemos nunca, no vamos a casa de los clientes.

TO: Ajám.

Me sigo abrochando, poniendo las gafas de sol y la mochila.

SUB: No me entiende, no se trata de...

TO: Sí, que no quiere venir.

SUB: No, no es eso, tiene que comprender...

Me giro bruscamente con una mano extendida y se queda mudo. Incluso se echa para atrás. Creo que tiene miedo de que le calce la hostia que me estoy aguantando porque he visto que hasta el de seguridad está pendiente de mí.

TO: Calla, coño, que te entiendo. Te entiendo perfectamente. Y más que me vas a entender tú a mí.

Me doy media vuelta y me voy. Tras las gafas de sol veo que las veinte personas presentes en la oficina están observándome.


Sigue en El día que vencí a Cajamadrid (y 2)

106 comentarios:

  1. ¿Continuará? Coño, me tienes en un sinvivir.

    ResponderEliminar
  2. Lamento muchísimo lo de tu padre. Te echábamos de menos...

    ResponderEliminar
  3. Tanto en la Caixa como en Ibercaja me tramitan las tarjetas de mi marido si que el pise la oficina. Y si alguna vez se la voy a recoger me llevo el papel de la tarjeta (o de una cuenta nueva cuando es el caso) y a dia siguiente lo devuelvo firmado. Supongo que lo hacen por que nos conocen a los dos y las oficinas son bastante familiares.

    Este tio de Caja Madrid es un desgraciado.

    ResponderEliminar
  4. Se echaban de menos las historias de justiciero ante las grandes corporaciones. Lamento lo de tu padre, y aprovecho éste comentario para cagarme en la puta madre de CajaMadrid (no sólo por ésto, sino por todas las putadas que hacen).

    ResponderEliminar
  5. No creo que un exceso de celo tan grande se lo gratifiquen, ni le vayan a dar el PIN. Es muy penoso que gente así siga andando por el mundo empresarial.

    ResponderEliminar
  6. Lo que hicieron en esa sucursal no tiene ninguna clase de perdón, por mucha directiva de seguridad que haya lo que prevalece es el sentido común, lo que parece que les falla más aún teniendo en cuenta que son clientes de toda la vida.

    Lamento lo de tu padre, deseo que sus días los pase junto a sus personas más queridas :)

    ResponderEliminar
  7. Esto no pasa solo con Caja Madris, en la Caixa tambien siguen esa politica sobre todo en los banqueros jovenes que les importa un pimiento los clientes de mas de 30 años y solo saben repetir la misma palabra 'esto es lo que hay', 'no se puede hacer mas', 'no podemos hacer mas esfuerzo', 'etc..etc..'
    Es una pena porque estas cajas se hicieron grandes con el dinero de los trabajadores de hace 30 años. Lo mejor es llevarse todo el dinero que se pueda a un banco donde el trato al cliente sea el correcto, ya no digo ni mejor, sino el correcto.

    ResponderEliminar
  8. No entiendo una cosa
    la tarjeta es para que la use tu madre, porque no la pide ella? no esta en la cuenta?????
    me parece mucho mas sencillo

    Y lo de el tema de pedir un duplicado y que no pueda ser ante cualquier empleado, me parece raro.

    Solucion: hoja de reclamaciones de la comunidad de Madrid y del defensor del cliente, ya veras que gracia les hace, sobre todo la primera

    ResponderEliminar
  9. Sé que no es lugar apropiado, pero me ha dejado la boca abierta la forma que tienes de escribir.

    Es excitantemente pornográfica la forma que tienes de usar las comas y de descolgar párrafos. Pagaría por leer la segunda parte.

    ResponderEliminar
  10. con esto se ve claramente sobre donde están los intereses de los bancos.

    sobre las personas? o sobre el dinero de las personas?

    la verdad que da pena ver como la gente cada vez es menos humana por culpa del capital.

    ResponderEliminar
  11. Lo que no entiendo es como nos dejamos pisotear cuando nosotros somos los clientes y ellos los que nos deberian comer el culo. Deberiamos dejar de utilizarlos un ratico a ver que pas. Igual se acojonan. Un mes todo el mundo cobra y saca el dinero del banco a ver que pasa. Todos sabemos cuando, cuanto y donde debemos pagar. Un experimento. Lo de tu padre que sea leve, lo más leve posible.

    ResponderEliminar
  12. Por favor, cambiate de banco, y a la vez manda una carta a un superior de ese malnacido diciendo porque te vas, que se enteren de lo que ha pasado. Si tienes algo mas pensado, adelante, todo mi apoyo. Mucho animo, por lo de tu padre.

    ResponderEliminar
  13. Hay gente que no tienen mano izquierda. No tienen una pizca de humanidad y sentido común. Ese no es persona ni es nada.

    ResponderEliminar
  14. Yo vivo en Santiago de Compostela, y tengo mis cuentas de Cajanavarra en Móstoles (no tienen oficinas en Galicia). Las tarjetas me las envían por correo, y se activan cuando las utilizo por primera vez, con mi contraseña, en cualquier cajero. La firma la hago en un pdf que me envían por e-mail y la devuelvo por fax.
    Llevo tres años sin pasarme por ninguna oficina de Cajanavarra.
    Antes, era cliente de Cajamadrid. Y cuando decidí pasarme a Cajanavarra, aparte de por su pequeño diferencial hipotecario (a Cajamadrid no le salió de los cojones ni igualar la oferta), recuerdo que describía Cajamadrid como un ayuntamiento, y a sus empleados como a funcionarios de los malos.
    TO, siento muchísimo lo de tu padre, y que haya miserables que en esa situación te hayan jodido esos días que les has visto las caras.

    ResponderEliminar
  15. Me imagino que la segunda parte será algo así como una amenaza de sacar todo el dinero del banco, vamos, yo lo haría.

    Estas cosas me superan y desde luego no permitiría que se queden tan frescos...(como han dicho otros comentarios pediría la hoja de reclamaciones y después sacaba todo el dinero.)

    Ojalá te haya salido todo bien y a los de Caja Madrid que les den!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Que podais pasar el mayor tiempo posible con tu padre y el pueda veros a todos unidos a su lado, por experiencia se que es lo que les hace más felices en el tiempo que están con la mente clara, y es lo que les quita un poco el miedo a cerrar los ojos por la noche. Por mi parte, me gustaría saber de que sucursal se trata, pues en mi familia somos clientes de cajamadrid desde hace 20 años o más, y me gustaría ir a dar mi opinión del asunto.

    ResponderEliminar
  17. Siento mucho lo de tu padre y la situación absurda y delicada.

    Por desgracia en los bancos hay normas de seguridad muy estrictas, que muchas veces pueden parecer absurdas pero que realmente has de comprender que hay verdaderos artistas de la mentira y timadores. Cualquier persona que trabaje cara al público habrá conocido a unos cuantos listillos.

    Tu padre te podría haber apoderado de la potestad para representarle a ti o a tu madre, quizás habría sido más sencillo.

    Realmente en este caso lo idoneo habría sido una buena comunicación de la chica con el subdirector para que firmaras el documento y punto, pero bueno no siempre encuentras la persona adecuada.

    Es curioso, mi padre conoce boss de un banco y me sacó una tarjeta de crédito sin que yo firmara nada ¿Lo que hace el coleguismo, verdad?

    Lo siento mucho, pero recuerda que en otra época la usurería se consideraba en España poco honorable ¿qué esperas de ese oficio?.

    ResponderEliminar
  18. pues como la cosa pinta que tu padre va tener que desplazarse de nuevo, que mejor aprovechado que hacerlo para darse de baja.

    Animo!

    ResponderEliminar
  19. Técnica directa, buscar varias amistades con cuentas en CajaMadrid y pedirles a todos por favor que fueran a cancelar cuentas a Caja Madrid. A ver como justifica el director de la sucursal que se presenten 20 personas a cerrar cuentas precisamente en esa oficina. A mi también me han hecho cada gilipolles para pedir cosas sencillas, y por desgracia, se como jode esa impotencia cuando es un ser querido.

    ResponderEliminar
  20. Soy de la caixa y puedo solicitar q me manden mi tarjeta en cualkier oficina y a cualkier empleado, eso sí, a la sucursal donde está mi cuenta, es más puedo hacerlo por teléfono simplemente confirmando mis datos, así q no entiendo para q tanta parafernalia por una tarjeta, y menos cuando has expuesto unos motivos, más q de sobras para q no te pongan tanta pega.
    Por otra parte, lo siento mucho por lo de tu padre, espero q, dentro de todo lo malo q es, os vaya bien a tu familia a ti.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. De verdad TODAVIA alguien cree que una hoja de reclamciones sirve parar algo?????????

    Soys mas ilusos............. vivimos en un mundo capitalista....

    ResponderEliminar
  22. He trabajado muchos años años en banca, los últimos años como Director de oficina en otra caja de ahorros; comprendo perfectamente lo que dices, la mayoría de la peña bancaria (para mi, especialmente los que llevan más de 30 años trabajando, aunque no todos ellos) son unos funcionarios, pero también puedo decirte que existe en muchos casos mucha profesionalidad y especialmente humanidad. Podría contarte muchos casos de ejemplos de humanidad y de responsabilidad social que debemos de tener los que tomamos decisiones en una entidad bancaria.

    Siento muchísimo de todo corazón lo de tu padre y siento mucho que te hayas encontrado con un impresentable, amateur, egoista, burócrata y maleducado que sigue sin entender que el escuchar (primordial), la lógica y la humanidad pueden ir de la mano con las normativas y políticas internas. Mala gente ostia.

    Saludos y un abrazo muy fuerte a tu padre.

    Lluis.-

    ResponderEliminar
  23. no puede ser, ojala reciba su merecido y se haga justicia

    ResponderEliminar
  24. Lo siento muchísimo por lo de tu padre y menudos gilipollas los de esa entidad, estaría bien que dijeses cual es por si tengo alguna relación con ellos sacar el dinero de inmediato...


    ¿ CONTINUARÁ... ? Cagüen...

    ResponderEliminar
  25. Te entiendo perfectamente. Por mucho menos yo he acabado hasta los huevos de CM después de ser cliente suyo desde siempre. No es una cuestión de corazón, si quiera. Es que no tienen cerebro.

    ResponderEliminar
  26. El continuará me ha dado a mi también en los mismos, ni el Larsson me ha enganchado tanto en tan poco tiempo. Que historia más buena, una lástima que sea verdad y lo de tu padre, claro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Siento mucho lo de tu padre, pero me alegra que vuelvas a escribir. Lo único que puedo hacer por tí es intentar que esta historia llegue a la portada de Meneame.

    ResponderEliminar
  28. amigo, lamento muchisimo lo de tu padre, recientemente he sufrido la misma perdida y he de decir que los empleados de mi caja(no cajamadrid) mostraron muchisima comprension y nos han alludado en todo, espero inpaciente el segundo capitulo, como se te echaba de menos

    ResponderEliminar
  29. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.

    "Cirujía" se escribe con G.

    ResponderEliminar
  30. Esta entrada sería digna de aplauso si no fuese por el motivo sobre el cuál gira.

    Ole tus huevos.
    Por cómo estas llevando lo de tu padre (he pasado por una situación igual (padre, carcinoma en estadio IV y 2 meses de previsión de vida, que fue exactamente lo que aguantó mi padre) y es muy jodido.
    Por cómo has sabido tratar con semejante ser, que es incapaz de comprender el dolor ajeno por encima de sus intereses.

    Mucha fuerza.

    ResponderEliminar
  31. Sobran las sensiblerías del estado de tu padre, sobra la descripción de menosprecio del empleado de la oficina (tengo que imaginarme que tu ibas sorbiéndote los mocos como hacen los teleoperadores). Me imagino que te encontraste la tarjeta y le contaste esa milonga al gordito QUE TIENE QUE COMPROBAR LA FIRMA DEL TITULAR. Con el DNI falsificado que seguramente llevarías no se puede saber si eres hijo o no. Si tu padre falleciese, ojalá que no, tenéis que anular la tarjeta y obtener una para tu madre, es lo lógico y no esa mierda de que 7 personas conozcan el pin de la tarjetas.

    ResponderEliminar
  32. Hola.
    He trabajado de cajero unos años en una caja de ahorros. Las directivas de seguridad existen, pero en nuestra oficina nos las pasabamos por los huevos cuando se trataban de casos excepcionales y mas tratandose de clientes de toda la vida. Hay una cosa que para nosotros estaba por encima de toda la burocracia y eso se llama sentido comun. Y nunca los jefazos nos dijeron ni pio.
    El subdirector es simplemente gilipollas.

    ResponderEliminar
  33. Mi padre murió en mis brazos hace diez años después de padecer un cáncer de colon, y vivir la fase final de su enfermedad rodeado del cariño de los suyos. Por lo que cuentas del tuyo, tenían un mismo carácter recto y responsable y habrían hecho buenas migas.
    La escena que cuentas podría haberla vivido yo con él perfectamente, y leer tu recreación me ha devuelto la emoción y las lágrimas que derramamos con su pérdida. Así que puedes entender que te comprenda y me sienta cerca de ti, sin conocerte.
    En cuanto al imbécil de Caja Madrid, atrapado en su mediocridad y su ausencia de corazón, no es más que un ejemplo de lo absurdo de un sistema que se construye contra la persona y a favor de la empresa. Para la Caja, lo que puede esperar de tus padres a estas alturas de sus vidas es que vayan sacando dinero de su cuenta poco a poco, y eso no le reporta beneficios. Todas las actividades que señalas en la narración, en las que los empleados se desplazan, están encaminadas a conseguir inversiones o cobrar deudas.

    Lo demoledor es que el subdirector no sea capaz ( al menos en el relato)de saltarse una norma que probablemente no esté escrita, para atender las necesidades especiales de un cliente. Por esa misma regla tampoco iría a la puerta a tomar la firma de un disminuido en silla de rueda que no pudiera salvar la barrera arquitectónica de unos escalones en su entrada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Trina de Manzana2 de marzo de 2010, 9:10

    En mi opinión, debería de haber solicitado tu madre una tarjeta. O ir con la cartilla de la cuenta. O sino, en el momento en que no os facilitan el duplicado de la tarjeta cancelar la cuenta e iros a otra entidad que os traten mejor.

    ResponderEliminar
  35. Siento lo de tu padre (mi suegro paso un cancer y se lo jodido que es)

    Hace no mucho en el banco en el que tenía la pasta una directora nueva no quiso hacerme un papel tonto que necesitaba por cuestión de trabajo, me iba dando largas, mientras que a un par de compañeros que necesitaban lo mismo se lo hicieron sin problemas.

    Consulte al antiguo director (que ahora trabajaba para otro banco) y me miró extrañado preguntando porque me ponía problemas si ese papel no comprometía a nada por parte del banco.
    Al día siguiente cancelé mi cuenta y como en mi familia a veces somos un poco como Fuenteovejuna, los dos de mis hermanos que tenian cuenta en la misma sucursal cancelaron las suyas, nos llevamos la pasta a otro banco y la dejamos sin negocio.

    Al día siguiente tenia el papel, su arrepentimiento eso si, mi pasta en otro banco

    ResponderEliminar
  36. Siento lo de tu padre, mucho ánimo a toda la familia.
    ¿Tienes un póster de Harry Callahan en tu cuarto? Yo también.
    Si te sirve de consuelo, la BBK hiede de un modo similar.

    ResponderEliminar
  37. Pues lamento profundamente lo de tu padre y lo de tu sucursal de CM, yo sigo en la mía y en la del BSCH porque no he tenido problemas nunca. De hecho, trámites que requerían mi firma, o la de mis padres (si era su cuenta) los hemos podido hacer en casa habitualmente sin problemas. Tengo ganas de leer la segunda parte ^_^

    ResponderEliminar
  38. Pocas veces he tenido tanto interés como el que siento ahora por ver cómo evoluciona esto.

    Creo que muchísima gente se ha visto afectado por "faltas organizativas" como la que estás sufriendo, yo entre ellos, y por el título del post, preveo que la continuación va a ser muy didáctica en cuanto al camino a seguir.

    O cuanto menos, preveo que me va a gustar.

    ResponderEliminar
  39. Buenos días,

    Lo primero (y más importante) lamento lo de tu padre.

    Lo segundo, soy empleado de Caja Madrid y por un lado te doy la razón en cuanto a la inflexibilidad de mis compañeros a la hora de tomar la firma de tu padre cuando no estaba el subdirector (creo, aunque es opinión personal, que no hubiera pasado nada porque hubiera firmado delante de la señorita que te atendió).

    Pero por otro lado te voy a dar una explicación de porque debe firmar el titular de la tarjeta. No es la primera vez ni será la última que hij@s, espos@s y otros familiares se apropian del dinero de sus padres, espos@s, con los que tienen una mala relación, son toxicómanos, etc, etc, a través de una tarjeta que solicitan "en nombre" de los afectados.

    Por eso tampoco puede firmar sin que lo vea un empleado, porque seamos francos, ninguno somos grafólogos como para detectar una falsificación en una firma (salvo que sea muy burda).

    Es probable en el 95% de los casos no vaya a pasar pero es obligación del empleado del banco que no pase en el 100% de las veces, puesto que ni tú ni nadie quiere verse en el 5% restante.

    Lo dicho un saludo y mis mejores deseos para tu familia y tu padre que es lo realmente importante de esta historia.

    ResponderEliminar
  40. Caja Madrid es la peor caja en el que me he abierto una cuenta con diferencia. Lo que no entiendo es porque lo tiene tanta gente, con las opciones que hay. Prestamos carísimos, mal trato a los clientes y comisiones altísimas. Si no fuera porque está en Madrid, iba a funcionar esta caja.
    Me ha tocado también trabajar en sus sucursales de informático y es de coña, vaya desastre de organización.

    Disfruta de tu tiempo libre y no lo pierdas en estos casos, un saludo y gracias por el post.

    ResponderEliminar
  41. Yo pq no tengo una cuenta en caja madrid pero me hacen eso, y renuncio a la cuenta y a toda persona que conozca de allí se lo haría saber.

    Es más si me das tu permiso, quiero defundir esta historia por internet directo, para ver si llega a clientes de Caja Madrid y vean los cabrones que han sido.

    ResponderEliminar
  42. 1. Retirar inmediatamente el dinero del banco, explicando las razones en una carta al superior del desayunante.
    2. Entender que, como pueblo, hemos permitido tener unas cajas de ahorros corruptas, quebradas, al servicio de todos los partidos, que han sido juez y parte en la burbuja inmobiliaria que ha esquilmado como generación a todo español menor de 45, o a todo aquel que quisiera o comprara una casa después de 1993.

    3. No votar a ningún partido que permite semejantes cosas en sus programas (lo de las cajas), de derechas o de izquierdas.

    ResponderEliminar
  43. Si fuera tú haría dos cosas:

    1º No volvería a pisar ese banco

    2º Iría a la OCU a presentar una denuncia

    3º Mandaría cartas hasta que me cansara al director de Caja Madrid contándole lo pasado (cuando digo "hasta que me cansara", me refiero, hasta que acabe con las cajas de bolis bics que me hubiera comprado).

    4º Me pondría delante de la sucursal del banco con un letrero que pusiera:

    "EN ESTA SUCURSAL DE CAJAMADRID SON UNOS MAFIOSOS. NO VENGAN A PRIMERA HORA QUE EL SUBDIRECTOR TIENE QUE DESAYUNAR Y NO SE LE PUEDE MOLESTAR".

    PD. Que asco me da esta gente, que tiene buenos trabajos sin merecerlo y que pasan de todo. Que bien les venía estar en paro unos añitos para que supieran lo que vale un peine.

    ¡¡ÁNIMO!!

    ResponderEliminar
  44. Hablando en plata...

    En Cajamadrid son unos hijos de mala madre.

    Yo estuve allí unos años, hasta que me tocaron los huevos por 3ª vez y les mandé a la mierda in eternum... o casi, porque también la tuve para dar de baja una maldita cuenta corriente.

    La 1ª cuando perdí 40.000 ptas de señal de un coche de 2ª mano cuando les pedí un préstamo personal (300.000 ptas, de risa) y pasaron de mi culo hasta el punto de no decirme siquiera que no me lo daban.

    La 2ª cuando pedí un préstamo personal para un coche nuevo, y me pidieron el aval de mi padre con las escrituras de un piso para 2 putos millones de pesetas. Respuesta: ni de coña, si tú no me lo das con la nómina, enfrente sí... y aquí se cagó y me lo solucionó.

    La 3ª cuando fuimos a preguntar por la hipoteca, justo antes de la Burbuja y nos dijo, sin despeinarse, que esperáramos un par de años para tener algo ahorrado porque no nos lo darían. Dos días después estábamos cerrando las cuentas y su cara era un poema, un mes después estábamos firmando escrituras de la casa y la hipoteca en otro Banco.

    Son LO PEOR DE LO PEOR. Putos funcionarios malcriados, que maltratan a sus clientes... perdón, a la inmensa mayoría de sus clientes, mientras a otros pocos se le chupan a dos tiempos.
    Y lo siento si sienta mal a algún empleado que sí tenga vergüenza, pero es lo que he visto y vivido en varios años con ellos.

    He ido a ingresar dinero en mano a mi cuenta, le he dado la cartilla le he dicho que me la actualizara y después de meterla para poner el ingreso me la ha dado y me han soltado un: 'use los cajeros para actualizar la cartilla'; porque sus 'directivas' así lo marcan.

    Ahora, que he ido con un amigo y su madre, que tenía un negocio y mucho dinero en Cajamadrid, a ingresar un cheque de otro banco, y cuando el cajero novato le ha cobrado la comisión OBLIGADA según directiva, he visto a la señora montar tal pollo que ha salido el director, la ha llevado al despacho, le ha pedido disculpas delante nuestra y ha hecho venir al cajero novato a humillarse y pedir disculpas.

    ESA es la política de Cajamadrid, joda a quien joda, con sus clientes.
    Si tienes muchos millones, el director te da hasta su número de móvil para que le llames 'cuando quieras para lo que necesites', si no los tienes, eres un pichafloja que no merece ni una explicación de dónde está el director al que necesitas para cualquier gilipollez, y por el que te puedes pasar esperando horas en sus sucursales.

    Y a los que defienden las 'directivas de seguridad', os diré que en un Banco normal llamas por teléfono, anulas una tarjeta y en un par de días tienes la nueva en casa.
    Yo trabajo con un Banco pequeño y son capaces de hacerlo, así que me cuesta mucho creer que Cajamadrid con lo grande que es no sea capaz de lo mismo.
    Excusas, excusas y más excusas... y desayunar lo puede hacer cualquiera, pero igual si Cajamadrid supiese el tiempo que el señor Subdirector se pasa desayunando (que será no poco), este hombre se llevaba un buen broncazo por dejar la oficina desatendida a falta del Director.

    Ahora, lo realmente importante... siento muchísimo lo de tu padre.

    ResponderEliminar
  45. Yo también tuve una cuenta en Cajamadrid. Durante 30 años me sentí ninguneada en mil ocasiones. Es más, cuando me atendían era como si me hicieran un favor.

    Ahora tengo la cuenta en una caja pequeña donde el director de mi sucursal se sabe mi nombre y le puedo llamar por teléfono en cualquier momento para solucionar cualquier problema. Y soy una cliente normal con un sueldo normal. Así que las cosas se pueden hacer de otra manera.

    El problema de Cajamadrid, como del resto de los grandes bancos que mueven tanto dinero, es que llega un momento en el que dejas se ser un cliente (con nombre y apellidos) para convertirte en un número tan pequeñito que, al final, ni te ven.

    ResponderEliminar
  46. Estos temas me tocan las pelotas. Mi padre es minusválido y le hicieron algo por el estilo en su banco, porque "por narices" no ponían una estúpida rampa para que una persona en silla de ruedas pudiera entrar a mover sus cuentas como se le antojaba.

    Alucinante.

    ResponderEliminar
  47. Hola,

    Como han dicho por aquí, en la Caixa te puedes llevar a casa la documentación firmarla y que la lleve alguién. Mi madre lo ha hecho siempre así con todos, ya que nosotros por nuestro horario laboral no podemos ir, y nunca ha habido problema, lo mismo puedo decir de Caixa Penedès, no sé si te servirá de algo, pero al menos ya son dos cajas de ahorros que permiten esto, siendo clientes de confianza, entiendo. Así, que en tu caso también debería haber sido así, es una vergüenza lo que te han hecho.

    Siento mucho lo de tu padre.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  48. Envía un link por correo electrónico de esta entrada y de sus continuaciones al desgraciado de subdirector de la sucursal, con copia sin ocultar a todos los jefes de los que puedas encontrar su e-mail. Haz incapié en el número de visitas que tiene tu página. Creo que con eso te sentirás algo mejor.

    Y siento lo de tu padre. Nadie sabe lo que eso hasta que lo sufre en sus allegados.

    ResponderEliminar
  49. En mi sucursal de Cajamadrid (c/Santa Virgilia), mi madre ha solicitado al menos 4 duplicados de dos tarjetas diferentes, todas exclusivamente a mi nombre, sin que yo haya tenido que poner un pie en la oficina. Así que digamos que me cisco en la directiva de seguridad de marras. Habría que añadir, venido al caso, que en Cajamadrid son conscientes y reconocen que sus tarjetas nuevas con microchip fallan más que una escopeta de feria y, recién implantadas, su vida era de pocos meses. De ahí lo de haber pedido 4 (puede que 5 duplicados), de una electrón y de una normal. Ánimo.
    Javi

    ResponderEliminar
  50. Los de Caja Madrid te van a empalelar por injurias

    ResponderEliminar
  51. Cajamadrid es un asco, he trabajado con ellos y son súper prepotentes, pero uno no sabe bien lo que es incompentecia hasta que tienes que hacer una gestión en cualquier oficina de la Caja de Canarias, son un grupo de catetos endiosados que no sirven ni para poner un sello.
    El problema genérico de todas Las Cajas es que la gran mayoría de sus trabajadores son unos incompetentes enchufados y no valoran que están para solucionar problemas a sus clientes no para generarles más.

    ResponderEliminar
  52. Enhorabuena por el artículo.
    Te entiendo perfectamente.
    Mi padre murió por un cáncer similar hace unos meses y en Caja Madrid nos están volviendo locos para sacar el dinero que estaba allí metido a su nombre (Han pasado 8 meses y todavía no hemos conseguido sacarlo por sus "trámites", interesados en ponértelo lo más difícil posible). Las directivas de seguridad funcionan muy bien en Caja Madrid cuando los favorecidos son ellos...
    Además nos han cobrado 92€ por dichos trámites.
    Si tienes opción de hacerlo mi consejo es que no dejes allí ni los centimos que te sobren del pan.
    Ánimo.

    ResponderEliminar
  53. Lo que tendrias que haber hecho es haber pedido una hoja de reclamaciones, dejandoles bine claro que iras a consumo y por lo tanto sera una reclamacion formal.

    He visto muchos casos en los que al mencionar una simple hoja de reclamaciones se saltan la normativa (o en este caso la directiva) sin ningun problema. Piensa que cada vez que reciben una de esas es el propio director del banco el que les hace una llamadita para rendir cuentas... y como comprenderas a ningun director/subsirector de sucursal le hace ninguna gracia eso...

    PD: Siento la falta de acentos (teclado ingles)

    ResponderEliminar
  54. Yo hace poco me cargué la tarjeta de débito de caja madrid.
    Conseguí que me la mandaran a casa después de una laaaarga llamada de teléfono llena de preguntas y de excusas como "yo trabajo 12 horas de noche a 100km de donde vivo y como no abrís los sábados no puedo ir a la oficina".
    En una semana la tenía en el buzón con el mismo PIN que la vieja.

    ResponderEliminar
  55. Dios mío... me ha encantado tu historia... Sobre todo la elegancia con la que describes los hechos, tan objetivos y reales que nadie puede recriminar nada. Hasta los sentimientos están descritos de manera que podemos vernos dentro de esa oficina, o incluso mirando a través de tus ojos al subdirector, a Antonia, a tu padre. Seguro que se acordarán de ti durante muchos años, e incluso lo comentarán con otros compañeros, o cuando estén desdayunando. Les has robado un poco de su tranquilidad impersonal. Enhorabuena. Espero que tu padre no sufra. Un abrazo, Inma.

    ResponderEliminar
  56. Mi madre también murió por un cancer muy rapidoy no tuvo tiempo de arreglar nada, así que en cajamadrid aprovecharon para quedarse con lo poco que tenía en la cuenta, porque nos salia mas caro el notario que nos exigian para sacar el dinero que lo que había en la cuenta. Son lo peor

    ResponderEliminar
  57. En primer lugar, siento lo de tu padre, espero que sufra lo menos posible.
    En segundo lugar, hijos de puta cínicos hay en casi todos los bancos. Mi madre tenía una cuenta en el Banco Popular y yo también estaba de titular. Cuando murió (2006), me hicieron llevarles mil y un papeles para certificar la muerte y poder anular la cuenta. Imagínate mi cabreo cuando un año después (2007) me mandan una carta a casa reclamando que les pague la comisión de mantenimiento de la cuenta, casi 22 eurazos. Casi me como a la empleada que me atendió. Aún ahora todavía me cabreo.

    ResponderEliminar
  58. "Yo le entieeeendo.

    Así, alargando la e, con condescendencia. La alarga tanto que le llega hasta la mesa, cae hasta el suelo, llega hasta mis pies, me sube por la pernera del pantalón y me toca los cojones"

    Que grande eres TO, mi abuelo también tenía esa misma "manía" por dejar ciertas cosas atadas y bien atadas.

    Yo si fuese tu averiguaba donde acostumbra a desayunar el tipo en cuestión y le llevaba una copia de esta entrada, con números de visitas y el mail que deberías mandarle a sus jefes como te han propuesto hoy, y se la adjuntaba al desayuno para que le supiese distinto al mismo desayuno que le hizo perder el tiempo a tu padre.

    Ánimo con la enfermedad de tu padre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  59. La Historia es novelesca. Yo soy Director de Caja Madrid, trabajo en la Caja desde 1987. En primer lugar, hace años que no tenemos hilo musical. En 2º lugar Si la madre es titular puede bajar y pedir una tarjeta para ella, tal como debe ser, y solucionado el problema. En 3er lugar no es cierto que esta gestión deba hacerse delante del Director. Uno puede acudir a cualquier oficina y el comercial, siempre en presencia del titular, desbloquea la tarjeta y entrega un nuevo PIN. Suponiendo que los empleados fueran tan impertinentes como dice el TO, puesto que, cuando es necesario, nos desplazamos a casa de clientes ancianos o imposibilitados sin ningún problema. Ahora bien dar números secretos explicando historias para no dormir, no damos, ello para seguridad del cliente. De lo contrario se limpiarian multitud de cuentas con excusas inútiles.

    ResponderEliminar
  60. Vergonzoso.
    Aplicar estrictamente la normativa/ley/directiva sin flexibilizarla cuando el factor humano lo requiere nos lleva a una sociedad fría y autómata.
    Ese subdirector es realidad se está comportando como una máquina programada e incapaz de salir de sus directrices... y quizás en un futuro próximo sea sustituido por una de ellas.
    De hecho ya pasa en algunos sectores.
    Lamento lo de tu padre.

    ResponderEliminar
  61. En estos momentos, un señor de caja madrid esta sudando por que sus jefes le han llamado para decirle que que coño ha hecho. Que como es posible que no se haya podido acercar a recoger la firma de un enfermo terminal. Que que imagen estamos dando. Mucha costumbre hay de que la gente se aguante lo que sea.

    Pero aunque veo al subdirector, me imagino lo que esta pasando. Y lo estoy disfrutando.

    ResponderEliminar
  62. El problema aquí no es que los banqueros son unos chulos, esto ya lo sabíamos desde antes de la crisis. El problema son los hombres casados que piensan "MI dinero, MI cuenta", y no quieren a su esposa como segundo titular de la cuenta, la persona que también se lo merece por todo el trabajo que hace en casa. Me imagino que es el caso aquí, sino pudiera haber ido tu madre a firmar.

    De todos modos, te recomiendo que tu padre te firme un poder que luego utilizas juntos con su DNI para arreglar las cosas. Si empieza así el banco, imagínate el rollo que vas a tener cuando haya muerto. Si fuese así como dice el subnormal-director, nunca se podría tocar una cuenta después de la muerte del titular.

    ResponderEliminar
  63. Trabajo en Cajamadrid y me cuesta mucho creer que un compañero tenga tan poca humanidad.

    De la misma manera, puedo asegurarte que desde hace varios años no hay hilo musical en las oficinas o que un comercial puede solicitar un duplicado de la tarjeta para enviar al domicilio del cliente.

    No obstante, una vez explicada la historia, podrías indicar el número de oficina donde ocurrió el desagradable episodio. Incluso a mi me has dejado con la intriga...



    Un saludo y ánimo con lo de tu padre.

    ResponderEliminar
  64. Ante todo, siento mucho lo de tu padre, tiene que ser una persona cojonuda para en ese estado perder el tiempo con esa chorrada para no dejaros con "el fregado"

    Los de los Bancos son de lo que no hay, a mi hace unas semanas me negaron sacar dinero de mi cuenta con el carnet de conducir, sino era con el DNI nanai...

    ... fue curioso ver la cara con la que le miraba el director, tras volver con los mossos d'escuadra (lease guardia civil) para que le explicase la igualdad de validez DNI=carnet de conducir=pasaporte, firmase la hoja de reclamaciones, y cancelase mi cuenta y mi plan de pensiones...

    ResponderEliminar
  65. ¿Así que eras tú el capullo que me venía con el cuento de su padre enfermo y todo eso? Ahora por fín estoy seguro de que tenía razón: en ninguna parte de la libreta ponía nada de Teleoperador, TO ni zarandajas por el estilo

    ResponderEliminar
  66. Yo he trabajado en UNICAJA de cajero, y no hacía nada extraordinario (entre otras cosas, duplicar tarjetas o libretas, etc.) sin el visto bueno del interventor o de la Directora, y en ocasiones de ambos a la vez. Por cierto, en UNICAJA, en Málaga, también se obliga a actualizar libretas en máquinas, ya que el volumen de trabajo es tan elevado que es imposible hacerlo de otra manera.
    Siento mucho lo de tu padre (y que perdiese un día de su vida) pero intuyo que este 'relato' tiene un alto contenido demagógico.

    También te digo que no en todas las oficinas de Caja Madrid, utilizan la 'directiva' de forma tan rigurosa. Por suerte, no he tenido ningún problema con mi oficina.

    ResponderEliminar
  67. Yo soy director de otra caja de ahorros cuyo nombre no viene al caso. Prometo que iría a casa del cliente a recogerle la firma si me cuentan la misma historia, aunque fuera una milonga,en eso os doy la razón: el subdirector es un inflexible y un pedazo de... pero el prota de la historia no tiene razón en ponerse así.

    En primer lugar, su padre o su madre han de realizar sus propios trámites. Que hubiera bajado ella. Lamentablemente hay mucho indeseable que vendería a su abuela para robarle la pensión y nosotros tenemos la obligación de intentar evitarlo.

    Además, y sé que esto no lo vais a entender porque es duro, en una oficina de Caja Madrid hay cola toda la mañana. Si el director fuera avisado por el móvil cada vez que un cliente pregunta por él, nunca podría tomarse ni un café. Lo normal es que el cliente espere 5 minutillos a que vuelva, no? Igual que pasa si vas a la farmacia. O no habéis visto nunca un cartelito de "vuelvo en 5 minutos" El caso del papá de este chico es diferente, pero no saquemos las cosas de quicio, que tampoco es lo normal.

    Como hay gente tan aprovechada, además se pasaría el día visitando clientes en sus casas para recogerles las firmas. Somos españoles y somos así.

    Una Caja de Ahorros es un negocio más. Ni mejor ni peor que una carnicería o una gasolinera. Estamos para dar un servicio y cobrar por él, pero hay ciertas normas. La mayorías somos más humanos que el subdirector de esa oficina,no nos odiéis, por favor!!

    ResponderEliminar
  68. Tuve una situación similar a la tuya hace ya casi tres años. En cajamadrid hicieron de todo para ayudarme. Y cuando digo de todo, quiero decir de todo. Es justo decirlo también.

    Menudo cretino que te ha tocado, con lo duros que son estos momentos. Maldito sea.

    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  69. Siento lo de tu padre TO, el mío también tiene cancer. Coincidió que cuando se lo detectaron yo comenzaba mi período de pruebas en Caja Madrid; El día que lo operaron le pedí a una compañera que terminara una operación por mi, para atender la llamada de mi familia desde el hospital; Ni la directora ni el técnico de recursos humanos lo comprendieron. Me despidieron en menos de 10 días, habiendo sido un trabajador ejemplar y productivo. No deben abundar las buenas personas en Caja Madrid.

    ResponderEliminar
  70. Los bancarios, son medio funcionarios. Viven de los "cartilleros", personas mayores que por miedo o costumbre no cambian y claro tienen la clientela asegurada. Luego les venden cualquier mierda, regalandoles su consabido calendario claro.
    Un abrazo, espero que con tu sabiduría y cariño arropes al campeón que es tu padre.

    Edito: A mi suegro, le estaban cobrando la tarjeta de débito, cuando ellos tienen una directiva que dice claramente que es gratís para los jubilados (o mayores de 65 años no recuerdo bien)-

    ResponderEliminar
  71. Los debes tener como magdalenas para aguantar así el tipo, y haber aguantado así al "tipo".
    Admiro tu paciencia (y tu forma de escribir).

    ResponderEliminar
  72. fijo que leiste Apocalipsis Z

    ResponderEliminar
  73. Si el problema no es la normativa, que está muy bien que la haya, el problema son los cenutrios que la interpretan a veces.

    Cuando me iba a independizar, un banco me pedía hasta la ficha dental para darme una tarjeta de crédito, a pesar de tener casi 2 millones de pesetas en cuenta. Mi padre habló con el director de una sucursal con la que trabajaba la empresa, y a la hora y media tenía al director en mi oficina, con los impresos de alta de cuenta, solicitud de tarjetas de credito y debito y todo sin mover un dedo ni aportar un papel. Moraleja... habiendo mordida la gente se mueve.

    TO, siento lo de tu padre y su sufrimiento que es el vuestro también.

    Saludos

    ResponderEliminar
  74. Cajamadrid... cuanto más lejos mejor. En Madrid -sucursal de Sangenjo 13- un apoderado se empeñó en cobrarme la tajeta y por sus narices que me la cobró: 20 €.
    Resultado: 2 nominas domiciliadas, 36 recibos domiciliados y 400.000 euros que se han ido a otros bancos y cajas con personal más amable y educado. El impresentable sigue en la sucursal, baja la vista cuando nos cruzamos.
    Conozco a varias personas con casos similares, que también se han ido de Cajamadrid: ¡Vaya productividad!

    ResponderEliminar
  75. Lamento la enfermedad de tu padre, pero entiendo que las directivas de seguridad están para cumplirse.

    Si no se cumplierán igual estabas escribiendo una historia llamada "Caja Madrid no cumple sus directivas de seguridad".

    ResponderEliminar
  76. lo de este señor me parece lamentable. Ante todo debe primar el sentido común,trabajo en Caja Madrid y se de lo que hablo. No se si el relato es cierto, pero cualquier empleado puede pedir un duplicado de tarjeta (desde el comercial de caja hasta el director), si hace falta vamos al domicilio del cliente (sin ir más lejos una compañera tuvo que ir la semana pasada a casa de un cliente que por desgracia padecía la misma enfermedad). De todas formas, me parece fatal que este señor generalice de este modo con los profesionales de Caja Madrid, ya que gente así hay en todas las empresas.

    ResponderEliminar
  77. Has perdido un tipo de interés

    ResponderEliminar
  78. ...si si..
    después de tantos comentarios, sobre todo los referentes al cáncer, atrévete ahora a decir que es todo ficción
    ¿a que no apetece?
    elbordeinformatico

    ResponderEliminar
  79. Siento lo de tu padre
    No creo que las entidades sean todas iguales, no conozco a todas, ni a todos los que trabajan en ellas. Mis padres son mayores, y aunque saben leer, no entienden lo que leen muchas veces, así que siempre actuan diciendo, dámelo y que lo mire el chico el fin de semana, y no ha habido ningún problema en ese sentido. Sin embargo, en la misma entidad, pero otra oficina, fui a dar de baja una cuenta con saldo positivo, y me dijeron que para cancelarla tenía que ir dónde la había hecho, así que saque todo el dinero, y hasta hoy, bueno hasta enero del 2011 que me enviarán mi saldo negativo de esa cuenta, llevan así 5 años.
    No es la entidad, es la persona con la que te toca tratar, y a ti te tocaron los inhumanos e incompetentes de turno. Dales caña.

    ResponderEliminar
  80. Yo creo firmemente que no es una excepción ni una historia de sci-fi... por desgracia hay gente que se cree que por trabajar en Caja Madrid o La Caixa (y yo no trabajo para ninguna caja) tiene que ir la gente a lo que ellos manden y se olvidan de que tienen que prestar un servicio a sus clientes... aun recuerdo las colas para pagar matriculas... ahora cuando tengo ocasion me tomo la vendetta ;-)

    ResponderEliminar
  81. Eso que comentan por ahí arriba es una cosa que no me ha pasado nunca en otra caja. ¿Qué es eso de que para cancelar una cuenta se ha de ir a la oficina donde se creó? No lo entiendo.

    Y lo de actualizar la tarjeta en cajeros, ni volumen de trabajo, ni pollas. En Bancaja y CajaMar no hacen ésto y no creo que se estén tocando los cojones. Lo que pasa es que quieren quitar trabajadores para que los clientes hagan el trabajo o lo que sea, pero lo otro es una excusa barata.

    ResponderEliminar
  82. Estoy consternado por la enfermedad de su padre. Permítame ahorrarle las palabras vacuas de consuelo y simplemente, como hijo de padres mayores y nieto de una abuela enferma, solidarizarme con usted.

    En cuanto a su historia con Cajamadrid, que promete continuación, no puedo menos que alegrarme de que haya regresado el Teleoperador combativo que todos sus lectores echábamos de menos.

    Una experiencia personal, indignante que no dramática, con el Santander-Central Hispano. Considérelo mi aportación a los comentarios.

    Miércoles 24 de diciembre de 2008. Acudo a la sucursal más próxima a mi domicilio a fin de verificar si me han ingresado la nómina, pues deseo hacer algunas compras navideñas. Lo primero que encuentro es un letrero, pegado en la puerta del banco, en el que se me anuncia que ese día, por ser Nochebuena, las oficinas cierran una hora antes.

    Falta media hora para el cierre, por cierto, y la sucursal rebosa de gente. Cojo mi número y espero mi turno, que llega a falta de cinco minutos para la hora límite.

    "Buenos días", digo. Educación ante todo.

    "Buenos días", me responden. Justicia es decirlo.

    "Quisiera comprobar si me han ingresado la nómina de este mes, por favor". Le entrego la tarjeta. La cajera, una "chica bond" de lo más atractiva y sofisticada, coge la libreta y teclea algo en su terminal. Acto seguido, me devuelve la cartilla.

    "En esta cuenta no hay movimientos desde agosto", anuncia.

    "Pero eso es imposible", protesto. "Me han ingresado varias nóminas y he realizado operaciones de cajero en ella".

    "No hay movimientos", repite, y mira más allá de mí. "¡Siguiente!"

    "Pero, oiga, señorita... Compruébelo otra vez, por favor. Es imposible que en esta cuenta..."

    "¡Siguiente!", replica ella, alzando el tono de voz una o dos octavas.

    Me aparto de la cola y cedo a las dudas. ¿Será posible que la zorr... simpática dama de la ventanilla tenga razón? ¿No habrán quedado registrados mis últimos movimientos de cuenta por algún error informático? Salgo a la calle, meto mi tarjeta en el cajero automático y pido los últimos movimientos...

    Y el cajero automático escupe un recibo con mis tres últimos meses de operaciones de caja; entre ellas, el ingreso de la nómina de diciembre.

    Cuento hasta cien.

    Echo un vistazo al interior del banco: faltan menos de cinco minutos para la hora de cierre y sigue lleno. Es más, sigue entrando gente.

    ¿Entro y le armo el pollo o no entro y no le armo el pollo?, me pregunto.

    Se me hace tarde. La dignidad cede ante la necesidad. Me voy a hacer mis compras.

    Vuelvo a pasar por delante del banco diez minutos después: está cerrado y vacío. Ni por misericordia estoy dispuesto a creer que lograron despachar a toda la gente que estaba esperando en menos de cinco minutos.

    No he vuelto nunca más a esa sucursal, y a la próxima que me hagan lo tengo clarinete: cierro la cuenta y me la llevo a otro banco.

    Y mi padre cierra la suya.

    Y mi hermano la suya.

    Y mi hermana la correspondiente.

    Y en mi familia somos clientes desde hace más de cuarenta años.

    ResponderEliminar
  83. Ni falta decir que lamento realmente lo de tu padre. Francamente, me asombra la fuerza que has tenido de relatar esto con tal maestría. De verdad, ánimo para estos momentos.

    En cuanto a los bancos, un consejo personal que no me ha fallado: id a los bancos o cajas pequeños, en esos donde casi nunca hay gente. En ellos tienes más posibilidades de que no te traten como a un número.

    Yo en su día hice la elección en base a eso: donde vivo, la 'calle principal' está llena de bancos, todos hasta arriba. Elegí el que estaba vacío, sin gente haciendo cola.

    Eso fue en el '98, y aún sigo con ellos.

    De todas formas, no hay que olvidar que son bancos y que a la mínima intentarán arañar tus ahorros, pero en un banco pequeño, donde los 3 pelagatos que hay se acuerdan de tu nombre, es más fácil quejarse, y casi siempre ganar.

    En fin, ahí queda eso :-)

    ResponderEliminar
  84. Yo también soy un damnificado de cajamadrid

    Siento lo de tu padre y pongo mi persona y mi bate de beisbol a tu disposición para lo que fuera menester.

    ResponderEliminar
  85. Vengo de rebote del blog del maligno, he leído está entrada y ya estás en mi Reader. Muy bueno. Ahora cuéntanos el final.

    ResponderEliminar
  86. Eso depende también de la caja que sea, si te toca ese tipo de persona lo mejor es cambiar. Yo en mi banco tengo confianza y no tengo esos problemas. No solo no tuve que pasarme por el banco a firmar para recoger las tarjetas, sino que me las trajo un amigo junto con los papeles que tenía que firmar. Pero estoy seguro que en otra sucursal habrá un gordo calvo bajito...
    "DAVAY!"
    ¡Queremos el final! o la segunda parte.

    PD: la "eeeee" ha ido a Rusia, ha vuelto y me ha llegado XD

    ResponderEliminar
  87. Macho acaba el post que nos has dejado con las ganas de saber el final

    ResponderEliminar
  88. O quieres hacer un bestseller de tu historia o no es muy creible que estes sufriendo tanto por una terjeta que...

    1... puede sacar tu madre
    2... puedes sacar por un poder con un notario
    3... puedes sacar por Internet (si tu padre es cliente de la Oficina Internet)
    4... puedes sacar por la oficina telefónica (idem que antes)

    Y lo mejor que puedes hacer como han dicho varios en los comentarios, es endosarles una hora de reclamación como Dios manda, pues más que el tema de la directiva o no (que es real y ocurre en todos los bancos), lo manifiesto es una falta de dignidad y atención comercial en las personas que te atendieron.

    Lo tienes muy fácil para acabar la historia con un broche final que te solucione tu problema y le de una lección a la gente como lo que parece que te has cruzado.

    ResponderEliminar
  89. Las hojas de reclamaciones no sirven absolutamente para nada.. bueno sí, para cabrearte más.
    La mejor venganza sería que el próximo viernes te toque el euromillón, y entonces..podrías mofarte mil veces del susodicho.

    La verdad es que en los bancos son simpáticos mientras la cosa te va bien, pero si la economía se te tuerce un poco.. te presentan la otra cara, se cae el velo y sólo una palabra se te viene a la mente: hipócritas.
    Pero eso es lo que hay, ellos nos necesitan como clientes y nosotros los necesitamos a ellos porque estamos acostumbrados a hacerlo todo a través de ellos: domiciliaciones, ahorros, etc.

    En cuanto a lo de tu padre.. bueno, si no ha recibido quimio ni radioterapia te diría que podríais intentar con una terapia que se llama biomagnetismo, es muy sencilla pero muy efectiva. Y no representa un sobreesfuerzo para él (nada de dietas ni pastillas ni hierbas) además con suerte, puedes encontrar un buen terapeuta que vaya a su casa. Al decir buen terapeuta, me refiero a que esté formado y tenga título por el doctor que lo fundó (la terapia). No quiero darte más detalles para no parecer publicidad. Sólo te lo digo porque a veces olvidarnos de nuestros miedos puede salvar vidas o al menos no hacerlas tan duras.
    No te lo iba a mencionar, para no pecar posiblemente de desvío del tema, por ser políticamente incorrecto. Pero luego he pensado: bueno nos quejamos de la actitud del banquero por no ser más flexible con la normativa, ¿y ahora yo voy a pecar de lo mismo?..
    Hace años murió mi abuelo de cáncer, ni quiero recordar lo que sufrió a pesar de lo fuerte que él era.. y cuando he leído lo de tu padre, no me ha quedado más que recordar a mi abuelo y pensar.. ojalá alguien en aquel momento me lo hubiese dicho. Me gustaría que tu padre estuviese todavía a tiempo de recuperarse o al menos, que sea muy leve el tránsito. Ya me entiendes.
    Mucha suerte con todo, de verdad, pero sobretodo con tu padre.. porque a fin de cuentas, ese subdirector tiene la pinta de ser un pobre infeliz que no se merece más mención.
    Aunque todos esperamos la segunda parte, aunque sólo sea por ver si existe la posibilidad de desafiar y ganar en el desafío a una entidad tan estructurada y fría como una entidad bancaria.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  90. La verdad es que parece muy novelesco, como un ensayo.. si es una prueba de sus dotes de escritor: ¡aprobado!! :) y si no lo es, pues ¡suerte! ya sé que a veces nos ponemos en plan cabezón cuando algo no encaja con lo que creemos que debe ser.. lo cierto es que para renovar o pedir duplicado de tarjeta creo que no es necesario ni al director ni al subdirector. Pero aún en esos casos, también es normal que no den el permiso de estar llamándolos para cualquier cosa, salvo casos muy concretos porque si no, es cierto que no desayunarían (aunque la verdad hay directores que parece que se la pasan el día entero desayunando) y si hablamos de ser humanos, ellos también tienen que comer, no son máquinas.
    Por otro lado, ya no sólo en su caso si no en cualquier otro que se pueda presentar con variantes parecidas, si el director o subdirector no pueden pues que contraten a alguien para ir a atender a clientes imposibilitados que requieran de algún papeleo importante. De todas formas, si tu madre está en la misma cuenta, ella puede pedir sin ningún problema una tarjeta a su nombre y operar con ella. Lo normal es que haya dos personas autorizadas en las cuentas.

    Que los bancos son muy influyentes con el dinero, sí. Y varían la forma de atender dependiendo de tu capital, un sí con mayúsculas.

    Pero que después de todo, es de agradecer que haya cierta medida de seguridad, pues sí.

    Un diez para este blog por ser tan atrayente la forma de relato.. aunque por ciertos detalles parezca fantástico. ;)

    ResponderEliminar
  91. Enga, tele, que llevamos ya un mes esperando la resolución, publica la segunda parteeeeeee!!

    ResponderEliminar
  92. En primer lugar, lamento lo de tu padre sinceramente.
    En segundo, nunca entenderé a "personas" (por llamarles algo) como el señor Subdirector del banco. No sé qué le podría costar recorrer dos manzanas para ayudar a una persona que lo necesita realmente... Supongo que la educación brilla por su ausencia más de lo habitual en esta mierda de mundo.

    ResponderEliminar
  93. me meo en la directiva de inseguridad de caja madrid, y en la del resto de bancos: decenas de veces me han mandado tarjetas promocionales a casa por correo, sin pedirlas, y al menos tres veces las he solicitado yo mismo por teléfono ala sucursal, tras anularlas por la misma via por haberla perdido, alguna vez la han mandado por teléfono, y alguna otra , la última,he ido yo a por ella.
    Valiente plumilla papanatas el subdirector...

    Por favor, cuenta el desenlace.

    ResponderEliminar
  94. Han pasado ya 2 meses desde que se publicó la primera parte de esta historia y aún sigo intrigado sobre qué habrá ocurrido.
    Ojala tu padre siga entre nosotros y se encuentre bien.
    Espero que pronto puedas publicar la segunda parte, si te encuentras con ánimos para ello.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  95. Jajaja, yo tambien me encontre el link de nuevo y vine a ver en que quedo lo del padre... pero veo que ya no le importo y subio otras notas... mmm

    ResponderEliminar
  96. Caí en este blog por casualidad... y desde que lei esta entrada vengo regularmente a ver si hay una segunda parte.

    Espero que todo se solucionase bien.

    Mucha suerte!

    ResponderEliminar
  97. Siento lo de tu padre. Sobre el tema comentado y ante el alud de criticas de cajamadrid,solo decir que lo importante en un banco son las personas que trabajan,no el nombre de la entidad.por desgracia en todos sitios hay gente que no saben ponerse en lugar del cliente, y en tu caso es lamentable su actuación,pero afortunadamente,no todos los empleados tienen esa falta de humanidad.mejor no generalizemos

    ResponderEliminar
  98. ¿Para cuando la 2º parte? que ya estamos casi en Junio...

    ResponderEliminar
  99. y la parte 2???? diox que me estaba molando! (siento mucho lo de tu padre) pero esque quiero saber como acaba! que hiciste al final? y el de caja madrid?

    ResponderEliminar
  100. Buenas tardes,

    Soy empleado de Caja Madrid y, dando por hecho que la historia es literariamente interesante, creo que tiene varios fallos de coherencia que hacen sospechar que es si no toda, en parte inventada.

    En caso contrario, si efectivamente tu padre ha está enfermo creeme que lo lamento, más cuando estoy especialmente sensibilizado con el Cáncer.

    En las oficinas ya no hay hilo musical y tampoco vigilantes de seguridad salvo circunstancias excepcionales. Por otro lado el duplicado de tarjetas no requiere ser supervisado por ninguna persona apoderada, sino que basta con constatar la titularidad del solicitante y por tanto puede realizarlo cualquier empleado.

    Además, yo me he desplazado a domicilio y he hecho múltiples gestiones que no me correspondían en varias ocasiones porque, no hay que olvidar, que la Caja es una Entidad donde prima la cercanía con el cliente en la mayoría de los casos.

    Me cuesta creer que nadie, una vez enterado de la situación, haya actuado de forma tan inflexible, porque antes de trabajadores y empleados somos personas, como todos. Por otro lado, a mi si la cajera de pongamos Mercadona me trata con desprecio al cobrarme la compra no se me ocurre pensar que vaya mierda de empresa, sino que tiene un mal día y me ha tocado la china.

    Perdonadme pero no me creo la historia, por todo esto, pero de ser cierta sería desafortunada y lamentable. Ahora, como los bancos y las cajas somos taaaaaaaaaaan malos....

    Un saludo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  101. No sé si leerás esta respuesta pero ahí va.

    Respecto a lo del hilo musical, que ya lo han comentado, esta historia ocurrió al poco de empezar el blog, hace unos cinco años. Mi padre lleva muerto desde el verano de 2005. Sinceramente, no recuerdo si entonces había o no hilo musical en la oficina, pero el silencio que se hizo en aquel momento lo recuerdo con hilo musical; quizá es un error, tómalo como licencia narrativa.

    Respecto al vigilante, eso sí, estaba allí. No he vuelto por aquella oficina desde entonces y no sé cómo será ahora la política respecto a vigilantes, pero aquel día allí había uno.

    Respecto a criticar a Cajamadrid, no lo he hecho, mi crítica es únicamente con el subdirector de mierda y el ambiente de funcionariado indolente que tienen al menos en aquella oficina. A Cajamadrid podría ponerla a caer de un burro por muchas otras cosas, pero en esta historia no es el caso.

    Por lo demás, la historia, actuación de cada uno y diálogos son casi literales. Y sí, no estoy seguro de lo del hilo musical y sí de los diálogos, porque los conté tantas veces a familia y amigos que me los grabé a fuego.

    De todas formas, aunque no te lo creas... ¿Qué más da? ¿Te ha gustado? Pues eso es lo que importa.

    ResponderEliminar
  102. Vamos,que no volvistes a terminarlo.Lo siento por tu padre.Lo digo en serio.Pero tu te encantas mogollón.Tanta movida de Braveheart de dos horas y al final nada.Al final a todos nos matan por la puta desidia.Una pena

    ResponderEliminar
  103. No continúa, lástima.
    Al final se quedó sin entenderte más él a ti.

    Prometía, pero al final, como ya dicen por ahí, la dejadez es nuestro mayor enemigo, y el mejor aliado de las grandes corporaciones.

    En esta ocasión, "gran batalla", perdida por incomparecencia...

    Lo que no comprendo es que si todo esto ocurría en 2005, en el momento de redactarlo aquí, ya sabías que al final nada de nada, a que viene lo de "vencí a CajaMadrid"?, y lo de "CONTINUARÁ".

    ResponderEliminar
  104. Jaja. Parece el final de los Soprano

    ResponderEliminar
  105. A mi me hace gracia que tengan los cajeros fuera de la oficina, o que en muchas ocasiones no puedas acceder al interior de las mismas por encontrarse las puertas cerradas a cal y canto ... y si te roban en la calle sacando dinero ... ellos no se hacen responsables ....

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.