3 de junio de 2009

Curas de Berlanga

Me reenvían un e-mail enviado a una lista facha ultracatólica y lo copipego tal cual porque soy incapaz de imaginar ni mejorar este relato, este personaje ni su terca y -hay que reconocerlo- entrañable convicción. Los enlaces están tristemente muertos pero los dejo por si a alguien le sirven de algo.
Ayer, jueves, 20 de noviembre de 2008, hacia las tres de la tarde, me presenté en la Plaza Sant Jaume de Barcelona (corazón neurálgico (sic) de Cataluña, España), con unas 200 copias de la denuncia, en catalán, de los Horrores del Nacional Socialismo, en Cataluña.

Había avisado a algún medio de comunicación (prensa, radio y TV), unas dos horas antes, con la intención de leer el texto de la denuncia y después tirar pintura roja (el color de la sangre de las 60 criaturas abortadas cada día en Cataluña) a la fachada del Palau de la Generalitat.

Me encontré, pero, con que no había ningún medio de comunicación presente, y por lo tanto no tenía ningún sentido leer nada, porque no había nadie dispuesto a escucharme.

De manera que cogí el tarro de pintura roja (con un litro aproximadamente de pintura) y arrojé la pintura con mucha fuerza contra la pared del Palau de la Generalitat (a la derecha de la entrada principal, mirando al Palau). La pintura hizo un amplio arco dejando la fachada en un estado verdaderamente deplorable y tétrico. Acto seguido tiré al aire las 200 hojas con el texto de la denuncia. Algunas personas presentes rápidamente cogieron una hoja para leer y enterar-se del porqué de aquella acción tan fuerte por parte de un cura (iba vestido con el clergiman propio de los curas).

Inmediatamente, los guardas en la puerta del Palau se me acercaron asustados y muy sorprendidos por lo que estaban viendo. Yo levanté las manos, rojas de la pintura, y les dije que era un cura y que denunciaba los Horrores del Nacional Socialismo Catalán: las 22.000 criaturas que son abortadas cada año en Cataluña, 60 cada día, y el nuevo Estatuto que recoger el derecho de los padres a matar a los hijos. Uno de ellos me dijo algo como: "Pero aquí no matamos criaturas" (no recuerdo las palabras exactas).

Me pidieron el DNI, me hicieron pasar dentro del Palau y me hicieron sentar en un banco al lado de uno de los coches oficiales que hay aparcados.

Allí estuve sentado aproximadamente una hora durante la cual se me acercaron dos policías de paisano para decirme que yo había cometido "un delito de daño". A eso respondí: "Más daño le hacen a la criatura cuando la descuartizan viva en el seno de su madre". También me dijeron (no recuerdo las palabras exactas): "Usted se va a venir cono nosotros y se va a quedar detenido". A eso los respondí: "Es lo que quiero. Que salga por los periódicos que hay un sacerdote en la cárcel por denunciar los horrores del Nacional Socialismo Catalán". Ellos me replicaron: "Esto no es lo que va a salir por los periódicos. Lo que saldrá es que un sacerdote ha tirado pintura a la fachada del Palacio de la Generalitat". Yo les repliqué: "Si, pero si leen la hoja que he tirado verán por que lo he hecho".

Después, al cabo de un buen rato otro policía, con el uniforme del Palau de la Generalitat, me preguntó si la dirección del DNI era correcta. Le dije que no, que yo vivía en una parroquia fuera de Barcelona y les di la dirección y el teléfono (me lo pidieron amablemente). Después el mismo policía me preguntó si tenía un certificado de cura que mostrara que efectivamente lo era. Le dije que no, pero le mostré mi libro de plegarias, el breviario y mi rosario, que estuve rezando todo el rato, con la Coronilla de la Divina Misericordia. También le dije que podía llamar al Obispado de Sant Feliu de Llobregat que allí les asegurarían que yo era cura. Eso es lo que hicieron, según me consta. Pero antes llamaron al Obispado de Barcelona, diciendo que había un sacerdote detenido en el Palau de la Generalitat por haber cometido un delito de daños (en la fachada).

Después de un buen rato de no decirme nada, un mosso d'esquadra me hizo pasar a una sala anexa al patio de entrada y me explicó que normalmente yo quedaría detenido, pero que en atención a mi condición de cura, y al hecho que el delito era menor (no había hecho daño a nadie), me dejarían marcharme a casa. Pero antes tuve que firmar dos papeles: Información de derechos a la persona imputada no detenida. Y el otro: Notificación de citación policial, para el día siguiente a las 10 de la mañana.

Firmados estos dos papeles me dejaron marchar. Al salir del Palau me fijé en la fachada que estaban limpiando. Se podía apreciar todavía toda la mancha de pintura roja que hacía un arco de unos 10 metros y manchaba de manera especialmente vistosa unas ventanas blancas.

En el tren de retorno en la parroquia me llamaron los Mossos d'Esquadra diciéndome que no hacía falta que fuera al día siguiente a declarar, que ya me llamarían para citarme para el juicio.

Al verme en libertad, cuando lo que yo había buscado era la noticia del sacerdote detenido para poner en portada de los diarios los Horrores del Nacional Socialismo en Cataluña, tuve la tentación de volver a hacer lo que había hecho, pero vencí esa tentación. Pensé que ya era bastante fuerte lo que acababa de hacer. Un cura había arrojado pintura roja a la fachada del Palau de la Generalitat y había esparcido 200 copias de su denuncia de los Horrores del Nacional Socialismo Catalán por la Plaza de Sant Jaume, corazón de Cataluña.

En estos momentos, por lo tanto, estoy a la espera del Juicio.

Uno de los textos que leí en mi breviario, mientras estaba retenido en el Palau de la Generalitat, fue este, de la Liturgia de ayer: "¿Si Dios está a favor nuestro, quien estará en contra? (Rm 8,31) Y también este fragmento del salmo 17(18): "Quién es Dios fuera del Señor? ¿Qué roca hay fuera de nuestro Dios? Es Él quien me ha armado de valentía... Me arma de Valentía para el combate..."

Hermanos y hermanas en Cristo, el Dios de la Vida está con los defensores de la Vida!!

Me encomiendo a vuestras oraciones.

Mn. Joan Manuel Serra

Sí a la Verdad y a la Vida

www.avortamentno.com

Sant Feliu de Llobregat, 21 de noviembre de 2008. Fiesta de la Presentación de Santa María, Virgen.
La historia es vieja y ha salido en más sitios, pero son sitios "de esos" y es posible que no lo hayáis visto. Y merece ser visto.

En serio, decidme que no os enternece imaginar a ese cura volviendo en el tren, espantado de la "salvajada" que acababa de hacer: "¡Y en plena plaza de Sant Jaume, corazón neurálgico de Cataluña! ¿Qué he hecho, Dios mío? La he liao parda".

16 comentarios:

  1. >Coronilla de la Divina Misericordia

    Esa es la calva que se les empieza a formar en la coronilla de las collejas que les dan en la catequesis ¿no? A base de collejas desarrollan esa fuerza hercúlea en los brazos capaces de trazar arcos de 10 metros de pintura.

    ResponderEliminar
  2. Pues el curita en cuestión, y ya puestos, en vez de arrojar pintura, y si lo que quería era llamar la atención, podría haberse quemado a lo bonzo, matando así varios pájaros de un tiro, a saber:

    - Alcanzar el martirio y, por consiguiente, la santidad.
    - Más difusión de su heróico acto.
    - Habría un fanático menos en el mundo, lo que supondría un bien inmediato para la humanidad en su conjunto.

    ResponderEliminar
  3. "Al verme en libertad, cuando lo que yo había buscado era la noticia del sacerdote detenido para poner en portada de los diarios los Horrores del Nacional Socialismo en Cataluña"

    Vaya razonamiento más, con perdón, subnormal. Sólo faltaba algo del estilo "he matado anosequién para que me detengan como cura para poner en portada de los diarios los Horrores del Nacional Socialismo en Cataluña". ¬¬

    ResponderEliminar
  4. Juas! Que historia tan triste! Esto es un retrato de la lucha por la supervivencia de una forma de vida pasada de moda. Un drama al la altura del gato pardo. Cuando se presenta asi, es evidente que estamos dejando atras el franquismo y si me apuras los 80. Jeje, un antiheroe noble, entrañable, tozudo y equivocado. Loco quijote, jaja.

    Mas que cuando vuelve en el tren me gusta imaginar el momento en que decide seguir adelante con su plan a pesar de no haber nadie ni medios de comunicacion y a pesar de haber dejado de encontrarle sentido a la protesta. Tiene que volver a su Dios a buscar sentido a lo que ha hecho con rabia. Que pena morena!

    ResponderEliminar
  5. Quería que le detuvieran, y no lo ha conseguido. La próxima vez, que proteste tirándose a un monaguillo, que a eso sí que se le da importancia.

    ¡Qué injusticia! Todos sabemos que unos traumillas de nada son poca cosa al lado de la matanza que a diario realiza Hitler reencarnado en adolescentes embarazadas.

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJA Efectivamente, esa es la palabra: enternecedor. Seguro que él ya estaba pensando en los tres padrenuestros y dos avemarías que iba a rezar para redimirse de la aberración que acababa de cometer.

    Por no hablar de otro detalle que me ha rechinado...
    pero que en atención a mi condición de cura, y al hecho que el delito era menor (no había hecho daño a nadie),
    Supongo que más por lo segundo que por lo primero, y sobre todo porque les dio pena ese pobre loco, lo dejarían marchar. Que lo hicieran en atención al alzacuellos... en fin, prefiero pensar que no fue esa la razón.

    ResponderEliminar
  7. Apuesto a que ni siquiera le habran denunciado. Es decir, que ya puede esperar al Juicio Final, porque me parece a mi que juicio civil por tirar pintura a la fachada, no va a tener...

    ResponderEliminar
  8. Podía haber hecho como el cura del día de la bestia y matar a un mimo antes de suicidarse a lo bonzo y ya eran cuatro pájaros de un tiro.

    ResponderEliminar
  9. Lo que no entiendo es la foto escogida. Porque le hacen eso a Don Camilo, coje un banco, le pide perdon al Cristo y monta la de San Quintin, pero a lo bestia ;-).

    ResponderEliminar
  10. Imposible. Imposible. Demasiado bueno para ser verdad: es un relato, es un relato.

    Y si es verdad, no cabe ninguna duda: la naturaleza imita al arte.

    ResponderEliminar
  11. Lo que habría pagado yo por ser un mosso y apalizar a este lechón...
    Por esto y más nos seguiremos cagando en Dios.

    ResponderEliminar
  12. Me ha resultado mitad enternecedor y mitad cómico, al estilo de las acciones reivindicativas de Ignatius J. Reilly (recomiendo desde ya "La conjura de los necios" a quien no se haya leído el libro). Es exactamente el mismo afán por conmover los cimientos de la Sociedad e identico resultado ridículo.

    ResponderEliminar
  13. Rehostia...
    Por vale, yo tiro una pinta de cruzcampo en la cabeza de @edans (la única forma que empeore, mira...) y tiro doscientas octavillas al suelo para denunciar los presos políticos que utilizó franco para hacer el valle de los caídos.

    la lógica no se puede perder!

    por lo menos al hombre este le dio por pintar una pared no por salir con un cuchillo... no pasa de anécdota risible.

    un saludo, teleoperador!

    ResponderEliminar
  14. ajajjaa
    Bueno, como odio, esta curiosidad felina que me invade en el afan por conocer ciertas cosas.
    En este momento estaba escuchando al gran maestro Joaquin Sabina, y dijo algo en una cancion, "curas de berlanga" (Mas de cien mentiras- del deisco en el mismo nombre, si mal no recuerdo.)
    y me dio por buscar eso... en el google dado q vi en el video una imagen de una milicia formada por frailes armados con carabinas mousser.(bueno mas bien una litografia)
    y eme aki observando este enlace, sus comentarios y demas... caguental... tenia q aver estado ayi delante del cura observando su Hazaña, y posteriormente verle la cara de ... "?" q tubo q poner cuando el mosso no lo metio una paliza de ordago... XD
    en fin... He pasado un rato agradable riendome hasta la saciedad... jajajajja
    si esq.. creo q asta guardare la pj en favoritos

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.