11 de marzo de 2009

Lecciones imbéciles

Recuerdo algunas lecciones de mis (penosos) años académicos que me pusieron de una mala leche muy, muy cercana a la agresión física contra el profesor. Y no es una metáfora, lo digo textualmente: con algunas de ellas tuve que salir un par de veces de clase a lavarme la cara para no partir la del cabrón que malgastaba nuestro tiempo con semejantes soplapolleces.

Verbigracia: en clase de Latín, preocupados todos con las putas declinaciones, dos clases enteras dedicadas a las costumbres higiénicas de Roma. Le habría metido la cabeza en el retrete, lo juro. Verbigracia: en 7º de EGB, en mayo, con solazo y calor, deseando todos salir a correr al patio, una semana entera de Educación Física encerrados en clase dando el reglamento del baloncesto, con esquemas, fotocopias y mucho dictado. Te habría matado, Charo, te habría metido tu puta naricilla de pitiminí en tu culo respingón dislocado hasta ahogarte con tu propia mierda. Tercera verbigracia: los esquemas de razonamientos de Filosofía (si a entonces b pero si b no a) que, salvando los primeros pasos, podrían haber sido apasionantes si aquel funcionario gordo cabrón no se hubiese limitado a hacernos leer el coñazo del "Symploque".

Pero hay una lección que supera a todas provocándome asco, odio y violencia. Y para colmo es la lección que más veces he recibido en mi vida, no menos de diez. En varios cursos de EGB, en los tres de BUP (más sus repeticiones), en COU, en el Módulo Superior y en todos los cursos de Informática que he hecho. Hasta en el puto curso de Técnico de Emergencias de Cruz Roja me lo dieron: El proceso de la comunicación. Sí, ese de canal, medio, mensaje, código, emisor, receptor...

Juro por mis muertos que en cuanto alguien empieza con eso, se me tensan los puños, aprieto la mandíbula y hago denodados esfuerzos por no levantarme en medio de clase y patearlo contra la pizarra hasta sacarle los dientes. Quiero romperle la cara al que me explica que esto que escribo es un mensaje que comunica una idea codificada en un lenguaje a través de un medio.

¡¡¡YA LO SÉ, HIJO DE LA GRAN PUTA!!!

Me pone de mala hostia por su obviedad. Hace años que hablo, gracias, y que escribo, que pido barras de pan y llamo por teléfono, que me piden la hora por la calle y que miento a las chicas para llevármelas al parque. ¡Así que no me vengas a explicar cómo hago lo que hago cada día! Al menos déjalo en una breve -muy breve- introducción y vamos a lo importante.

A raíz de ésta, todas las lecciones, textos, charlas, parrafadas y discursos obvios, pedorros, pretenciosos, vacuos y evidentes me ponen a morir. Y a todo el que adorna esas naderías con tecnicismos y se pone serio y profundo me entran ganas de machacarlo. En diferentes grados, desde un simple bofetón despreciativo con un "¡Calla ya, cansino!" hasta la desmembración en plaza pública. Pero mientras esto último siga siendo injustamente ilegal y teniendo tan mala prensa, tendré que conformarme con el blog, claro.

¿Sabían ustedes que cuando una persona lee un artículo reacciona de diferentes maneras? Desde el rechazo absoluto hasta recomendarlo a sus amigos. ¿Verdad que es asombroso? El ser humano es tan sorprendente...

Ah, que ya lo sabían... ¿De verdad? No jodan... Pues Enrique Dans aún lo está analizando.

26 comentarios:

  1. Esto me recuerda lo que me paso con una asignatura del modulo de telecos. La asignatura tenia muy buena pinta: Videoedición digital.
    El profesor... simplemente gilipollas.

    Al final, le dedicó tooooooodo el año a explicar que es la videodición, los tipos de microfonos que existen (¿?) y como se han de colocar en la mesa/atril/manos (¿¡!?).

    P'amatarlo o no?

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer el post del tipo en cuestión. Creo que tengo una "implicación negativa" al respecto. De hecho creo que roza la mezcla entre la implicación negativa y la de reenvío, me explico: me causa tal rechazo que tengo ganas de enviarlo a todo el mundo para que flipe a colores (¿a que no se te había ocurrido eso de mezclar las implicaciones Quique?).

    Claro que si el tipo busca en "empatía" o en "target" o en "público objetivo" e incluso (vete a saber) en "marketing" a lo mejor encuentra un montón de "literatura desarrollada" al respecto... ¿se lo decimos?...

    Naaa, mejor que no. Que sufra. En circunstancias normales soy partidario de compartir el conocimiento libremente pero... oye, hay excepciones.

    Venga, que no te suba mucho la tensión por la bilis que es malo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Para coñazo el suyo, señor Teleoperador. Que el E.Dans es un cenutrio ya lo sabía, por eso no leo su web ¿por que coño lo lee usted?

    En resumen: Usted antes molaba.

    ResponderEliminar
  4. Teleoperador eres el mejor!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con dezaragoza.
    Me sumo al grupo de "implicación negativa" aderezado con cierto nivel de "reenvío" (este es el reenvío) respecto al Mensaje de Dans. Y cuando digo mensaje digo Mensaje, o sea su verborrea en general.
    Aunque en el fondo tengo cierta admiración por estas personas que viven, y parece que bien, de las obviedades. Pero la admiración se desvanece, o no es sano o no es ético... o lelos o timadores, según su grado de autocredo.

    ResponderEliminar
  6. No lo entiendo, Teleoperador. Si tan mal te parece todo lo que hace Enrique Dans, ¿por qué le prestas tanta atención? No creo que sea nada bueno para tu salud.

    ResponderEliminar
  7. Mira que hay psicologos. oye, y hasta la seguridad social los tiene... que esa rabia contenida es mala para la salud, hay que arreglar esos impulsos...

    ResponderEliminar
  8. Indignante. Ha perdido usted un receptor. :D

    ResponderEliminar
  9. Algo parecido me pasó con E. Dans cuando me dio por ponerme a seguir blogs con un agregador de noticias y tal hace ya unos cuantos años. Me apunté a lo de E. Dans porque a mucha gente le parecía relevante lo que dijera ese señor, y me desapunté un mes o así después cansado de leer obviedades y otras cosas ya sabidas o leídas meses antes en otros medios con más fuste, pero mejor redactadas, desarrolladas y pensadas. Siempre que alguien ha enlazado algo suyo y le echo un vistazo me pasa lo mismo.

    ResponderEliminar
  10. Claro que en mi caso la respuesta no es agresividad contenida, sino un sonoro bostezo.

    ResponderEliminar
  11. Que si, tio. Que no te gusta el Dans. Que ya lo sabemos. Que eres un puto coñazo. Que nos dejes en paz, que a algunos si nos gusta y si le leemos. Y mas que los que te leen a ti, que se ve que es lo que te cabrea....

    ResponderEliminar
  12. a ver por pasos:¿¿¿¿¿ Te llevas las chicas al parque???....
    Hacia mucho que no me reia tanto, sobre todo de imaginarte todo indignado mientras leias lo que te ha causado esta reación.

    ResponderEliminar
  13. No es mi costumbre descender a la arena pero esta vez estáis de suerte.

    A ver, los anónimos de las 15:23: que sí, que yo antes molaba, tenía más pelo, menos canas, aguantaba mejor el alcohol y era más divertido. Pues hala, arreando a otro blog. Ahí tengo una selección actualizada de mis preferidos, por si quiere buscar a otro al que dar la murga.

    El de las 17:23: lo mismo y dos más por obtuso. ¿No ves que estás haciendo lo mismo que criticas, tolay? Elimina mi RSS y no aburras.

    Nubian Singer, juro por mis gónadas que no le presto atención al Sr. Dans y que no leo su blog. Pero a veces alguien me llama la atención sobre una obviedad especialmente obvia del cancamuso ése y coincide con que estoy tocándome los huevos y lo leo. Cosas que pasan.

    El anónimo de las 17:44, lo de los parques... A ver, me refería a la época de estudiante, años 90, sin coche propio... Luego uno ya gana unas perras, descubre el Kenin, las pensiones, los apartamentos por horas... Y la indignación que te imaginas leyendo el artículo, eso y más, créeme, como una mona.

    Para todos, no se pierdan los comentarios de los palmeros de Dans. Si Dans les parecía el máximo es que nunca han leído a los gilipollas que le jalean cada chorrada.

    ResponderEliminar
  14. Sí yo tuviera una escoba, cuantos bobos barrería... ¡Huy, pero si la tengo!

    ResponderEliminar
  15. ¿Ahora censuras los comentarios que dicen lo que no te gusta? Lo dicho, igualito que Dans.

    ResponderEliminar
  16. Madre mía.
    Eres mundial. A mi tambien me han repetido mil veces el proceso de marras...
    Me ha gustado mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. A veces hay que enumerar las obviedades para, posteriormente, no obviarlas como si carecieran de importancia.

    Por cierto, a mi cerrar PopUps me produce orgasmos, pero es una sensación que tengo automatizada con mi bloqueador de popups xD ¡Da un gustirrinín cuando oigo el crunch! aiiiiiiiiiiiiiiiinnnnnnnn

    ResponderEliminar
  18. Con el Dans hace tiempo que elegí la pastillita de la X en el navegador, por ahorrarme úlceras como la tuya de hoy. Pero de los palmeros no hay dios que se libre. Da igual que sean del Dans o de Mi mesa cojea: los acabas leyendo, son tristes y dan grimaza.

    Ya que tienes una escoba... hala, empieza y que tengas suerte y paciencia. No te queda na'...

    ResponderEliminar
  19. ¿Que te molesta lo del esquemita de emisor, canal, receptor y demás? Dínoslo a los telecos...

    ResponderEliminar
  20. Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana, agregué el blog de Enrique Dans a mi lector RSS; duró dos posts. Eso sí, entendí perfectamente el significado de la palabra fatuo (en su segunda acepción).
    Y en cuanto a lo de las lecciones esas cansinas, a mí me estuvieron enseñando a contar las sílabas de los poemas 6 meses, hasta que aborrecí la poesía y deseé tener delante de mí a alguno de los poetas a los que le medíamos el verso para hacérselo tragar.

    ResponderEliminar
  21. En el gremio de (futuros) periodistas también estamos hasta la polla del proceso de comunicación.

    ResponderEliminar
  22. Pues imaginate pagar 50mil euracos por un master en el Instituto de Empresa y que este señor te de clases.

    La Risión.

    ResponderEliminar
  23. Joder... te juro que no sabía por dónde ibas... pensaba incluso que alguien te había hackeado el blog y había dicho 'voy a hundir al Teleoperador con una mierda de post sobre sus traumas infantiles'...

    Hasta que he llegado a la última parte y lo he entendido todo, justo un momento antes de empezar a partirme la caja con la foto del elemento e ir a su blog de pseudo-ciencia-tecnología a terminar de mearme de risa... :D

    Lo de este hombre es cada vez más lamentable. Aunque lo de sus palmeros es aún más lamentable todavía... porque vamos, este hombre tan solo engaña a los pobres incautos sin puta idea de tecnología que se creen que saben algo.

    Esa entrada de Dans está (casi) a altura de ese tan triste que preguntaba si Google se había caído el día que le fallaron las DNS.

    P.D. Desde el gremio de (auténticos) profesionales de la Informática también estamos hasta la polla de este señor y sus chorradas varias, sobre todo por la mala, y errónea, imagen que transmite de lo que es la Informática y la Tecnología.
    Es más, nos causa una respuesta Negativa-cagoenlaputa-doslechestedaba muy grande.

    ¿Qué será lo próximo de Enriquito?... ¿analizar las diversas respuestas del público de un cine ante una película?... ¿ante el sabor de las patatas con ali-oli?...

    Se habrá quedado calvo pensando para descubrir lo obvio.

    Por cierto, como comentaba alguien por ahí, impagable los comentarios de los acólitos... 'Maestro' le llaman...

    ResponderEliminar
  24. Es su blog y puede escribir lo que le salga de los mismisimos, pero últimamente rezuma odio de una manera preocupante. Todavía me acuerdo de la llamada al chaval ese que le envío un correo, seguro que aún le tiemblan las canillas y ahora le saca así de sus casillas uno de las absurdas entradas del Carcamusa Dans...

    Trate de tomarse la vida con más calma y no, no todos los que trabajamos en educación somos así, o por lo menos lo intentamos. Sólo leer las ganas de ahostiarnos que tiene me recuerda lo que lidiamos muchos de nosotros en las aulas con alumnos animalizados por padres con ataques de ira como la suya. Si le tocaba los huevos escuchar lo mismo haga como yo en mis tiempos y aproveche a hacer otra cosa o en el modulo haberse salido de clase. No siempre se explica lo que se quiere sino lo que viene en el temario. Y no todos los alumnos opinan igual que usted.

    Venga, a ser buenos.

    ResponderEliminar
  25. querido, el blog es de primera, pero yo, como tantos otros, lo leo por RSS..

    La verdad, me parece una soberana gilipollez poner las entradas recortadas, que obligan a visitar el blog para leerlas enteras.

    Te aseguro que, como yo, mucha gente pasará de leerlo por vagos, por no tener que cambiar de ventana..

    Una pena..

    Tal vez no te importe, y seguramente yo me olvidaré de ti inmediatamente, pero paso de leerte justamente por eso, porque soy un vago.

    Besos

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.