28 de octubre de 2007

El Ojete de la conspiración

Calentita, de esta misma mañana en el Rastro de Madrid.

El Ojete de la conspiración

Y por si la del 11-S fuera poca chaladura, además repartía un panfleto (anverso y reverso) sobre la verdad del 11-M.

A este tipo es la primera vez que le veo, pero en el Rastro hay otro que pasea por la Ribera de Curtidores arriba y abajo repartiendo unos folletitos con información contra el SIDA desde hace al menos 20 años, eso es compromiso con la causa, cojones. En el Oso y el Madroño se ponía hace tiempo un tipo enorme con barba, con aspecto de profesor, a leer el Nuevo Testamento a grito pelado. Otro paseaba frenéticamente entre las calles Preciados y El Carmen gritando consignas religiosas ("¡Por el Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo, por la Purísima Virgen de los Dolores") y sosteniendo un pequeño crucifijo dorado en la frente. Es legendario el patético imitador de Michael Jackson, aunque siempre creí que era un adelantado que imitaba a Michael Jackson con 70 años y parkinson. Y el más estrambótico era el "profeta", uno que paseaba mucho por el Retiro, altísimo, flaquísimo, con largas melena y barba ambas blancas, descalzo y vestido sólo con una túnica tanto en invierno como en verano. Cualquier madrileño habrá visto una o mil veces a cualquiera de ellos.

¿Cómo es el día a día de esta gente? ¿Tienen abono de transportes? ¿Desayunan churros? ¿Compran en DIA? ¿Hacen paellas? ¿Pagan hipotecas, impuestos de circulación...? ¿Tienen familias? ¿Van al barbero o al peluquero? Son preguntas idiotas pero es que a un tipo tan trastornado no me lo imagino en el ambulatorio, por ejemplo, o pidiendo una barra de pan que no esté muy tostada. Sólo me los puedo imaginar dedicados a su paranoia. ¿Cómo se puede estar en casa construyendo ese gorro, pintando el ojo, pensando en el próximo domingo de Rastro y después recordar que hay que descongelar filetes o mirar el contador del agua porque mañana vienen a verlo?

Nunca he tenido claro si me dan más risa, más pena o más miedo.

15 de octubre de 2007

Una niña, un perro y un vídeo casero

Todavía me estoy secando las lágrimas. A este vídeo sólo le falta Ricky Martin. Cópienlo rápido porque en cuanto la niña empiece a ver comentarios de cachondeo, lo quita.


Visto en El weblog del Sr. Mullet.

Actualización: Como anuncié, el vídeo ya ha desaparecido. El que hay enlazado ahora es una copia que encontró Intoku

3 de octubre de 2007

El periodismo deportivo no es periodismo

Según la RAE sí, claro, pero ya ves tú, la RAE. Según la definición de la RAE, J.J. Vázquez es un periodista. Además, que en la RAE están Cebrián y Anson, que ahí ya entra cualquiera.

Pero lo que yo entiendo por periodismo, lo que creo que la mayoría entendemos por periodismo y desde luego lo que la sociedad debería entender por y exigir al periodismo, es otra cosa. Ya saben: atención, investigación, objetividad, claridad, honestidad, algo de cultura... Ya sea para contar los crímenes de la CIA con la colaboración de nuestro Gobierno (pasiva, pero colaboración) o para contar que un tigre se merienda el brazo de un imbécil. Y tanto le exijo al que escribe la noticia como al que saca la foto.

Pero el periodismo deportivo es otra cosa. No intrínsecamente sino porque los que lo hacen, lo hacen así. Y lo que hacen en cualquier retransmisión deportiva, en cualquier tertulia, en casi cualquier crónica de cualquier medio no es información. Es espectáculo. Y además, sobre todo las radios, presumen de ello en lugar de avergonzarse. Para avergonzarme ya estoy yo los escasos segundos que van desde que empieza el Carrusel Vomitivo hasta que cambio de emisora.

Solo en un espectáculo tiene cabida alguien tan prescindible como Pepe Domingo Castaño y la banda de gañanes que le rodean. Sólo en un espectáculo el jefe del tinglado pretendería hacer reír poniendo voz de Marianico el Corto. Sólo en un espectáculo es tolerable que a falta de vocabulario y de escolarización, se inventen las palabras. Sólo en un espectáculo se montarían frases como "Al equipo no le queda sino rezar" con una imagen en la que un delantero lamenta un fallo juntando las manos y mirando al cielo, ja, ja, qué ocurrente. Al que monta un vídeo así habría que tirarlo por la ventana.

Y sólo en un espectáculo es comprensible que un fotógrafo truque, manipule, falsee una foto para crear más ambiente y que el periódico no le despida. Pero, claro, es que no es información sino espectáculo. Y el As tampoco es un periódico, sólo envoltorio de pescado. Y esto no era un partido de fútbol sino el Congreso Nacional de Hermanos Gemelos:

La foto manipulada de As

Actualización: por las prisas para hacer algo que quizá cuente algún día, olvidé añadir que vi la foto en Yonkis. Un anónimo en los comentarios dice que lo vio en Menéame. Antes de publicar lo comprobé pero no encontré nada; ahora sí, aquí está y aún se puede menear.

Hay dos teorías sobre lo que se pretendía tapar con esta chapuza, que no era un vacío en las gradas: una valla publicitaria de la otra fábrica de envoltorios de pescado, el Marca, o este par de banderas polludas. Tapen lo que tapen, ha quedado bien a la vista que son aún más torpes que el fotógrafo de la Casa Real.