26 de junio de 2007

Carles Francino, que es un cachondo

Carles Francino, que es un cachondo

Hoy por hoy

9 comentarios:

  1. Ya he encontrado la primera diferencia.

    El de arriba no lleva gafas y el de abajo si.

    salu2

    ResponderEliminar
  2. No entiendo, alguien me explica en que coexiste el chiste?

    ResponderEliminar
  3. A mí también me cuesta pillar los posts tan poco explícitos...

    Pero supongo que mark lleva razón y el meollo es cómo ha colado las dos fotos una junto a la otra para su divertida comparación x)

    ResponderEliminar
  4. a ver, que a mi me ha costado hasta que he dado con ello jeje, las risas son mejores cuando no son explícitas

    salu2

    ResponderEliminar
  5. La entrevista ha sido bastante monótona hasta que al final, Agustín Díaz Llanes le ha echado la culpa de todo el mal de cine a Franco.

    Por cierto Loquillo ha estado tan bien como siempre. Lo de que Barcelona es una ciudad que ha dejado de lado al ciudadano y sólo piensa en el turista da que pensar.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que tambien se parecen mucho los dos. ¿que diferencia hay entre un politico un yonki? Que por lo menos el yonki tiene una triste historia que contar.

    Esta semana todos están invitados a reflexionar totalmente gratis.

    www.reflexionesgratuitas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Hay que ver... de todas formas no se pueden comparar mucho, Gabino Diego es muchísimo más feo....

    La foto de la Plaza de Gorge Orwell es cojonuda.

    ResponderEliminar
  8. cuál era la dirección del blog este que habíais montado de promesas cumplidas, o algo así?
    lo digo para que me hagáis el favor de añadir ésta que acabo de leer en un titular de el pais: "El presidente promete 2.500 euros a las familias por cada nuevo hijo". Las generales están cerca y me encantará entrar en el blog y comprobar cuánto se ha dicho y cuánto se ha hecho.

    ResponderEliminar
  9. coltrane: http://loprometidoesdeuda.com/

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.