9 de marzo de 2007

Titular suplente

Titular falso HaztePis

Aunque la noticia sí es cierta, gracias a Dios... Bueno, no a Dios.

4 comentarios:

  1. Más de uno se irá sin entender la alegría del defensor del menor xD

    ResponderEliminar
  2. No queda más remedio que abolir el celibato sacerdotal.

    Así, al tener los sacerdotes hijos y relaciones sexuales normales se consigue un doble objetivo:

    - Podrán hacer proselitismo ideológico dentro de su propia familia sin molestar a nadie más. Los hijos siguen la carrera del padre y todo queda en casa.

    - Se les pasará esa obsesión por el sexo que les caracteriza y que tiene tan desagradables consecuencias.

    ResponderEliminar
  3. Para ilustrar a las nuevas generaciones sobre las viejas trampas, dice la leyenda que...

    En los primeros tiempos de la iglesia, los sacerdotes eran padres de familia, con su esposa y con sus hijos y con una vida sexual tan normal como la de cualquier otro hombre. El celibato se impuso más tarde, falseando ciertas enseñanzas de la Biblia (incluyendo los mandamientos sexto y noveno, que sólo condenaban el adulterio y pasaron a condenar todo impulso sexual), para que los sacerdotes no pudieran dejar sus propiedades en herencia y éstas fueran a parar tras su muerte a instancias superiores de la jerarquía eclesiástica.

    Una política empresarial más que rentable... "No folléis que hay que chapar de oro y mármol el Vaticano"

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que los curas frustrados no se metan a política, como en el pueblo ese de ¿Granada? Si no la llevamos clara.

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.