10 de enero de 2007

Shakira y yo

José Mª Michavila y El Teleoperador

Podría decir que estos somos Shakira y yo. O Alejandro Sanz y yo. Más o menos sería verdad. Supongo que incluso José María Michavila (su verdadero nombre) estaría de acuerdo con la afirmación, primero, porque sería bastante más cierto que algunas de las cosas que defendió cuando era ministro de Justicia, y segundo, porque ahora es representante en Europa de Shakira y abogado de Alejandro Sanz.

No me molesta que tenga ese trabajo, que por mí como si se prostituye en la estación de Atocha, sino que mientras atiende esos negocios y fomenta esa mierda, no está en el puesto de trabajo por el que sí le pago, para el que no le elegí y del que -para colmo- no puedo echarle.

7 comentarios:

  1. Felipe González también se tiró la pasada legislatura tocándose los cojones, diseñando joyas para señoronas y podando sus bonsáis y tampoco se montó la que se está montando ahora, Teleoperador.

    PD: casi mejor que el mendrugo éste ni pase por el Congreso.

    ResponderEliminar
  2. Te faltó un pequeño detalle Teleope: decir eso de "visto en escolar.net"

    Por aquéllo de que lo cortés no quita lo valiente.

    ResponderEliminar
  3. Lalalaaaa... Alguien ha dicho listas abiertas...

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor no lo vio en Escolar, sino en la contraportada de El País, que es de donde salió la información :)

    ResponderEliminar
  5. sin comentarios sobre el pollo ese..
    sobre lo de votarte..

    Premios 20blogs 2006
    ¡No puedes votar porque no tienes un blog inscrito!

    vaya mierda...

    ResponderEliminar
  6. A mi me gustaría votar en los premios blogs, pero me olvidé de inscribirme. Y también me gustaría botar a Michavila para que así tuviese tiempo de hacer su trabajo con famosos. Es una indecencia que no haya medidas contra esta gente.

    ResponderEliminar
  7. TeleOP, tienes pinta de ser feo de cojones

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.