21 de enero de 2007

Moda sin-vergüenza

Cosmopolitan o el glamour de la anorexia

Esto es una de esas tarjetas postales con publicidad que tanto se ven en los bares. No es una campaña contra el Cosmopolitan sino del propio Cosmopolitan promocionando las subscripciones anuales al dorso.

Yo no entiendo de moda y no distingo la mierda estomagante de Jordi Labanda de la mierda estomagante de las muñecas Bratz, por eso no sabría decir si el Cosmopolitan usa esta imagen anoréxica como ejemplo de belleza o la usa para mostrar el horror de esa enfermedad. O quizá la usa para que los idiotas como yo hablemos de ellos aunque sea para mal, como Antonio Miró en la Pasarela Barcelona, que ha hecho un negocio redondo:

- Un cayuco, gratis, lo que te cueste llevarlo de Canarias a Barcelona.
- Dos cajas de atrezzo, gratis, usa las de tu propio almacén.
- Ocho inmigrantes ilegales como modelos, 800 euros y 8 camisas, menos de lo que cobraría un solo modelo profesional.
- Toda la prensa nacional e internacional hablando de tu desfile, no tiene precio.

10 comentarios:

  1. Como decía aquel, la moda es eso que hace a las chicas atractivas verse gordas lo estén o no. Los negocios no tienen límites de ningún tipo.

    ResponderEliminar
  2. Ahora mismo la moda como en cualquier otro negocio no se tienen escrúpulos y cada uno busca su interés pisoteando al que sea.

    Porque todos en contra de que desfilen tías que solo tienen huesos y luego resulta que estamos en las mismas y todas están esqueléticas.

    ResponderEliminar
  3. Da la impresión de que la imagen esté alargada :/

    ResponderEliminar
  4. La moda es un negocio enfermo que usa la enfermedad como imagen.

    Lo de Antonio Miró es de vergüenza. No se puede alardear que uno en sus desfiles lanza mensajes sociales y luego explotar de mala manera a estos hombres. Qué asco.

    ResponderEliminar
  5. Que hablemos de ellos tampoco tiene precio que cosas jajaja.

    Me gusto la forma desenfada que tienes para expresarte y como llegas a el. Estás lecturas las disfruto enormemente.

    Y claro que te voto faltaba más.

    ResponderEliminar
  6. Convocatoria-web este sábado 27 sin restricciones de horario:

    Ciber-happening
    en la blogosfera
    para invitados virtuales
    y transeúntes diversos
    (SE SUGIERE VESTIMENTA CONFORTABLE. LA HIDRATACIÓN CORRE A CARGO DE CADA QUIEN. ADVERTIMOS QUE DENTRO DEL ASCENSOR NO HAY COBERTURA CELULAR NI, OBVIAMENTE, INSTALACIONES SANITARIAS)

    ResponderEliminar
  7. Lo siento, Teleoperador, pero no te votaré aunque lo pidas. A pesar de seguir tu blog con asiduidad, el espectaular bajón en la calidad del mismo en los últimos (muchos) meses me hace concluir que no te mereces un premio al blog del año.

    Los días de Jazztel 20 Pegas nunca volverán.

    Eso sí, lo del secuestro de la hostia (y la consiguiente llantina de los ofendidos)... genial.

    ResponderEliminar
  8. Odio al Jordi Labanda y así lo sentí en mi post http://www.lacoctelera.com/ecorreu/post/2005/12/01/el-universo-jordi-labanda.

    A pesar de todo, he sufrido anorexía, no se si aún lo he superado del todo. Solo se que la talla 38 cada vez me queda más pequeña.

    ResponderEliminar
  9. No es Jordi Labanda, es Arturo Elena (un crack) y en figurinismo, las siluetas se representan así: se alargan y deforman para hacerlas más llamativas.
    A ver si vamos a terminar enjuiciando al Greco por hacer apología ne la anorexia

    ResponderEliminar
  10. Estos cerdos primero se encargan de que nos odiemos como somos. Conseguido esto, tratan de que confiemos en sus caros "remedios" para volver a querernos.

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.