17 de noviembre de 2006

¿Doble moral? Ni siquiera media

31 de enero de 2001. El lamentable meapilas que sufríamos por alcalde en Madrid preparaba una visita a Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, para unos días después. Acababa de regalar a Malabo un par de camiones de la basura que nosotros tirábamos a la basura por viejos y ruidosos y una docena de uniformes de basurero. Todo muy metafórico.

Teodoro Obiang ya era censor, torturador, ladrón, asesino y presidente de Guinea, y visitar un país tan ejemplar no le parecía adecuado al tuercebotas general de la Federación Socialista de Madrid, Rafael Simancas. Malditas hemerotecas:
'El PSOE piensa exigir', dice Simancas, 'en el próximo pleno que el alcalde explique con qué criterios planifica sus viajes, porque es inadmisible que el representante de la capital de España visite oficialmente un país con un régimen dictatorial'.
A esta hora no encuentro ninguna declaración de Simancas sobre la visita oficial de Obiang a España, ni sobre su encuentro con Zapatero, ni sobre la cena con el Rey, ni sobre la prohibición de la Delegación del Gobierno de una manifestación de ASODEGUE contra la represión en Guinea ni sobre las denuncias de Reporteros Sin Fronteras, Amnistía Internacional o Human Right Watch. Sí encuentro un artículo de Raúl Calvo Trenado en Kaos en la red tan inmisericorde con Obiang como lo es él con su país:
El amigo Teodoro será recibido por el presidente de gobierno, por el Congreso de los Diputados, por el alcalde de Madrid y, ¡cómo no!, por el empresariado. Además, esta misma noche tiene previsto cenar con otro experto en acaparar de forma vitalicia y no democrática la jefatura de un Estado: Juan Carlos de Borbón.
Más en El amigo Obiang

También Íñigo Sáenz de Ugarte reparte estopa con la claridad de miras que le caracteriza, incluyendo al sector de la prensa que tan de cerca le toca:
La noticia de la llegada de Obiang ya está en la mayoría de los medios digitales. En Elpais.es andan algo lentos, porque aún no ha aparecido. Hace un momento, estaba el previo de la visita, pero en la parte inferior, justo por encima de "Detenido por fingir ser directivo de TV para fotografiar desnudas a aspirantes a modelo". Si has sido el premio Eppy 2006 al diario digital mejor diseñado, tienes que tener claras las prioridades.
Más en Obiang visita el país de Repsol

Me consuela (poco) ver que no soy el único al que se le cae la cara de vergüenza. Será que el resto no la tienen y por eso se les sostiene tan bien.

ZP-Obiang

Una imagen vale más que mil palabras y a mí ésta me acaba de ahorrar la jornada de reflexión de las proximas elecciones generales. Algo es algo.

9 comentarios:

  1. No te lo pierdas, que además el señor Patumba Mbioatos (digo, perdón, Obiang Nguema Mbasogo, que me lio con tanta consonante) se permite "advertirnos". ¿De qué? No se, pero tiene juevos.

    Por cierto, te "robo" cordialmente la foto...
    Ah, y gracias por los enlaces que me faltaban.

    ResponderEliminar
  2. En la SER yo he escuchado que han llegado a un acuerdo para liberar a los presos políticos a cambio de inversiones.
    Lo que ahora falta es que la família Obiang salga del poder, y porque no del país también.

    ResponderEliminar
  3. Como decíamos hace poco, todos son iguales, t-o-d-o-s. En esto, en lo otro y en lo de más allá.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tiene el petróleo: unos intentan ir a por él a otros países y otros intentan traérselo a casa. Creo que hay métodos cojonudos desarrollados últimamente para separar la sangre del gas.

    La misma mierda son, la misma mierda.

    ResponderEliminar
  5. España, como ex-metropoli, es directamente responsable de los que ocurre en lugares como Guinea o el Sáhara, lo que pasa es que quieren hacernos creer que el pasado empezó ayer.

    El trato de jefe de Estado que se le da al dictador es vergonzoso, como lo es que se cambien derechos humanos por petróleo.

    ResponderEliminar
  6. Ayer en CQC preguntaron a Blanco sobre el tema... menuda situación. Lo dejaron en evidencia.

    ResponderEliminar
  7. Lo cierto es que es una puta vergüenza..


    Pero vete tú a saber que no nos harían los señores del águila, digo de las gaviotas (que unos con consontates y yo con tanta ave me lío) si los tuvieramos otra vez con el cetro.

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.