30 de mayo de 2005

Crónica de un despido anunciado (y 2)

Cuando llegué al Dpto. Tupymorgan del OCM estaban de mierda hasta el cuello. Tanto que apenas tenían tiempo de explicarnos las aplicaciones a usar, que eran un huevo. Así que la mayor parte del tiempo estábamos mano sobre mano, esperando que el volumen de llamadas bajase para que alguien pudiese enseñarnos; mirábamos el correo, la prensa, webs de cursos, charlábamos...

La primera queja contra mí vino a los tres días. Alguien dijo que siempre me estaba escaqueando y navegando por Internet. Por supuesto fue funcionarialmente miserable y mediocre y no me dijo nada sino que fue directamente a mi jefe, el G.G. Ante éste, me defendí diciendo que no podía escaquearme si aún no tenía trabajo del que escaquearme, ni PC propio, ni login. Y lo de Internet, coño, que no estaba en tiasguarras.com, que estaba viendo mi correo y la Cadena SER.

Pronto descubriría que esta primera acusación vino de CODE, la COordinadora DEscoordinada, una mujer estilo Camila Parker Bowles. A pesar de su pinta machota, tenía fama de ser en el fondo un pedazo de pan. Y era cierto, tenía una pinta muy machota, tipo Vin Diesel. El pan del fondo debía estar muy al fondo porque no llegué a descubrirlo. Me dio mal rollo a los diez minutos de conocerla y ella se encargó de confirmar esta impresión. Instinto femenino lo mío, supongo.

La segunda queja vino un mes más tarde. Un pijoski me había visto justo cuando hacía un disimulado estiramiento de brazos, lo normal que haces cinco veces al día cuando trabajas ocho horas frente a un monitor. Pero a mi jefe, al G.G., le dijo que yo "estaba durmiendo, despanzurrado en la silla”. Y el G.G. es lo bastante obtuso como para creer que -literalmente- me habían pillado roncando y con la babilla rebosando.

En cualquier caso, tanto lo de Internet como lo de estirarse eran cosas que hacían continuamente las cuarenta personas que tenía alrededor sin que nadie se quejase de ellas. Coño, que es lo normal en un call-center. Pero también estaba lo que hacían los demás y yo no: había gente intercambiando pps pornográficos, bostezando a gritos como Hommer, haciendo estiramientos como en un gimnasio, maquetando fanzines con el Photoshop, jugando al Quake, buscando trabajo en Infojobs... Y todo ello se podía ver fácilmente desde cualquier punto del call-center. Pero para ver mis "fallos", dada la situación de mi puesto, había que estar vigilándome exprofeso. De todo lo anterior no se quejó nunca nadie, pero a mí no me pasaban una. Hasta mis compañeros se daban cuenta.

La tercera queja vino en dos partes. Una tarde contesté un correo de mi novia pero por error lo envié a una compañera, trabajadora del OCM, tan buena compañera que cada día hacía todo lo posible por dejarnos a los de InfoForlayo a la altura del barro (con nulo éxito, por cierto) y más de diez veces nos acusó de fallos que no eran tales. O sea, la peor persona para cometer el error. Afortunadamente, ya se había ido a casa y no lo vio, pero lo vería al día siguiente. Envié un segundo mail de disculpa y al día siguiente llegué media hora antes para cogerla antes de que encendiese su PC. Le expliqué lo ocurrido (sin detalles) y le pedí que me abriese el Outlook y me dejase borrar esos mensajes. Y accedió. De hecho, hasta le hizo gracia. Y ahí quedó la cosa. O eso creí yo.

La segunda parte fue que quince días después -repito: quince días- me citan en InfoForlayo y me comunican que estoy fuera del OCM porque "te han sorprendido accediendo al correo privado de un compañero". Con dos cojones. Me ahorro el contar las explicaciones que di a mis jefes; os las podéis imaginar. Me enviaron al D.A.R., Departamento de Asignación de Recursos, a la espera de un nuevo destino.

(NOTA del traductor: un "recurso" es un trabajador.)

En el D.A.R. me enteré por otros cauces de que los pijoskis del OCM planeaban un nuevo recorte de plantilla subcontratada, unas 18 ó 20 personas que en breve también irán al D.A.R. Demasiada gente para reasignar. Me temí lo peor y acerté: 600.000 pesetas y a la calle.

Soy incapaz de describir las ganas que tengo de agradecerles a Vin Diesel y a la excepcional compañera su participación en mi despido. Un amigo me ofrece los servicios de unos rumanos que por 50 € sabrán recompensarles la ligereza con la que juegan con el trabajo de los demás. Otro me recomienda a los colombianos, son más caros pero más profesionales. Pero el verdadero placer sería hacerlo yo mismo, claro.

11 comentarios:

  1. Compra un bate en la seccion de deportes del corteingles y que Dios les coja confesadas (lo mismo daria si fuesen tios, paridad ante todo)

    ResponderEliminar
  2. Anda, vas a gastarte el dinero, un trozo de palé de esos que hay al lado del container de turno!
    Y no te quejes, que al menos te indemnizaron!

    ResponderEliminar
  3. hace poco que leo tu blog...y bueno, que lata que te pasara eso!!, toda la solidaridad del mundo de este lado del oceano

    sol

    PD: y mas encima...se terminaran la anecdotas!! TT__TT

    ResponderEliminar
  4. Menudos lameculos tus compañeros, joder.

    ResponderEliminar
  5. Tengo buenas referencias de los colombianos... de hecho un cliente, el jefe supremo, una vez de "coña" o eso espero, me amenazo con ellos.
    Los rumanos no tengo referencias, pero de los colombianos tengo unos 4 o 5 referencias de uso de empresarios...
    Ante la duda, cojete un profesional, lo barato sale caro ;)

    ResponderEliminar
  6. Usted sabe hacerlo mejor, hágame caso.

    ResponderEliminar
  7. Subcontratar para "dar las gracias" puede ser cómodo, pero yo siempre he creído más en el "do it yourself". Ya se sabe, si quieres que algo quede bien hecho, tienes que hacerlo personalmente. :-)

    ResponderEliminar
  8. El dramático hecho de su despido ¿implica que dejará de postear?

    Disculpe mi egoismo (dadas sus circunstancias), pero es que lo suyo es lo mejor que se ha escrito por la blogocosa en meses...

    ResponderEliminar
  9. Prosopopeyo, gracias pero no diga usted dislates. Pinche en los enlaces que recomiendo y póngame en mi justo lugar. Y aprovecho para subrayar que Fuckowski, al fin, tiene relato nuevo.

    Respecto a la continuidad de la cosa, de momento, tengo en mente algunas cosas más. Si el nuevo trabajo sigue teniendo que ver con el soporte y sigue dando momentos interesantes, pues seguiré hasta que me canse. Y si no tiene que ver con el soporte -lo que se supone que sería la buena noticia, jodidos egoístas- dejaré un mensaje de despedida y lo celebraré intoxicándome con toda clase de drogas.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno este también, me es difícil elegir entre tantos y tan buenos. Ánimo, espero que nunca consigas un curro de verdad, lo digo por el futuro de la página. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hala! ¡Tones te linka! Y con adjetivos y toda la pesca...

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.