3 de marzo de 2005

Primera llamada

Tenía la vocecilla típica de las personas pánfilas, memas, esas para las que se creó la expresión "le falta un hervor".

Estaba grabando registros en una aplicación en Visual NET. En la pantalla, por defecto, había seis líneas con cuatro casillas cada una. Si querías una séptima había que situarse sobre la primera casilla de la última línea, pulsar el botón de Modificar/Añadir y luego la tecla de cursor abajo, con lo que aparecía una nueva línea. No era el colmo de lo intuitivo, la verdad, pero una vez hecho era igual en todas las pantallas y todas las aplicaciones.

TELEOPERADOR (TO): Lo que ocurre es que ha llenado usted todas las líneas que la aplicación tiene por defect... eeeh, previstas por la aplicación -si le digo "por defecto" seguro que piensa en fallos-, pero puede añadir más. Es muy fácil. Haga clic en la última fecha.

USUARIA (USU): Ya.

TO: Ahora en el botón de Modificar.

USU: Ya.

TO: Y ahora en la tecla de hacia abajo.

Silencio.

TO: Junto al teclado numérico, la flecha hacia abajo.

USU: ¿El teclado numérico?

TO: Sí, el que está a la derecha, ¿lo ve?

Silencio largo, profundo y elocuente.

TO: *Mute on* Ya empezamos. *Mute off* ¿Lo ve o no lo ve?

USU: No tengo ningún teclado numérico.

TO: *Mute on* Ole, con un par. *Mute off* En el teclado de su ordenador, ¡su teclado!, no en la pantalla.

USU: ¡Aaah! Sí.

TO: ¿Ve las flechas?

Silencio denso, opresivo, sepulcral.

TO: Un poquito más a la izquierda *Mute on* Jodeeeeeer... *Mute off* ¿Las ve?

Silencio absoluto, la calma chicha de los silencios.

TO: ¿LAS VE? *Mute on* ¡Cagon la puta que te parió! *Mute off* ¿Las ve ahora?

USU: Ah… Sí… Aquí…

TO: Bieeeen. Ahora déle hacia abajo y aparecerá una línea nueva.

USU: Me dice que antes tengo que aceptar o cancelar los cambios.

TO: ¿Qué? ¿Seguro que lo ha hecho cómo yo le he dicho?

USU: Sí… Creo.

TO: A ver, cancélelo todo.

USU: Ya.

TO: Ahora haga clic en la última fecha.

USU: Ya.

TO: Ahora en el botón de Modificar.

USU: Ya.

TO: Y ahora en la tecla de hacia abajo.

USU: Ya.

TO: ¿Ve la línea?

USU: Dice que tengo que aceptar o cancelar los cambios.

TO: *Mute on* Coño, ¿qué carajo habrá hecho esta mendruga? *Mute off* ¿Ha hecho clic sobre la última fecha?

USU: Sí.

TO: *Mute on* No lo entiendo. *Mute off*

USU: Bueno, sobre la fecha, sobre la fecha… Concretamente le he dado sobre “Motivo de la ausencia”

TO: *Mute on* ¡¡¡DIOSTIAPUTAGILIPOYASDEMIERDA!!! ¡Concretamente me vas a comer la polla! *Mute off* No, tiene que hacerlo sobre la fecha, *Mute on* ¡que es lo que te he dicho, estúpida! *Mute off*

USU: Ah, vale.

TO: (Exhausto) ¿Lo ve ahora? *Mute on* Por la putísima Virgen... *Mute off*

USU: Ah, sí, ahora.

TO: *Mute on* Gloria al cielo *Mute off* Pues, hala, con Dios.

6 comentarios:

  1. Dios, teleoperador de asistencia técnica, menudo infierno. Esto me recuerda a unas 253 llamadas de abuelitas embarrancadas con el servicio del contestador automático. Dios bendiga al MUTE y la paciencia que no creía tener.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja, buenísimo.

    ¡Vaya!, pensandolo bien, alguina vez he sido guiado por un teleoperador. Y seguramente mi santa indignación por lo arcano del trayecto no es diferente a loq ue estas personas sentían. Joer, joer, ¿escribirá alguien alguna vez sobre mis verguenzas?

    Bueno, pues que alguien lo disfrute como he disfrutado las que aquí escribes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. es lo mejor que he leido en mucho tiempo

    ResponderEliminar
  4. Cuando descubro un blog nuevo, siempre voy al primer post. Siento curiosidad de ver cómo empezó.
    Mi curiosidad inicial está saciada, pero me ha gustado tanto que ahora tengo curiosidad por seguir leyendo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Lo que se da cuenta uno con estas cosas es con qué facilidad se puede poner de los nervios a alguien usando una sola neurona. Eso es eficiencia. Los teleoperadores tenéis el cielo ganado, macho.

    ResponderEliminar
  6. "hunng... no tengo teclado numérico" xD

    ResponderEliminar

En este blog no hay más libertad de expresión que la que yo otorgo. Cualquier comentario puede ser borrado por cualquier motivo, especialmente por faltas de ortografía.